11 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bruselas, España y la homeopatía

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad

Europa exige a España que deje comercializar productos que se venden en todo el Continente. La homeopatía es mal vista desde las instituciones, pero tiene el apoyo del 50% de los ciudadanos.

¿Ciencia o ficción? ¿Medicina o placebo? El eterno debate sobre la homeopatía, una medicina alternativa que consiste en tratar las dolencias con productos naturales compuestos por 'partículas' de las mismas patologías y productos naturales, ha llegado a Bruselas. Y para pegarle un tirón de orejas a España por sus barreras.

Y es que que la Comisión Europea ha anunciado esta semana la apertura de un expediente sancionador a España por las restricciones que impone a la entrada de medicamentos homeopáticos que son legalmente comercializados en otros países de la Unión Europea, algo que a juicio de Bruselas vulnera las reglas de la libre circulación de mercancías.

Europa exige a España que deje vender productos de homeopatía que circulan con libertad por el Continente

La situación actual hace "imposible en la práctica" introducir en el mercado español los productos homeopáticos que son "comercializados legalmente" en otros Estados miembros, ha explicado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Ellos supone actuar "en contra de la normativa de la UE" en materia de libre circulación de mercancías y de la directiva sobre medicamentos para uso humano.

Por ello, Bruselas ha remitido a las autoridades españolas una carta de emplazamiento, primera etapa de un procedimiento de infracción y que da un plazo inicial de dos meses a España para responder a una situación especialmente aguda en la Comunidad de Valencia, donde la oposición de la Generalitat a esta modalidad médica es absoluta.

Si la primera respuesta no satisface a Bruselas, los servicios comunitarios podrían pasar a la siguiente fase, un dictamen motivado que daría un ultimátum de dos meses al país para solucionar las diferencias o acudir, tras lo cual, si persiste la infracción, la Comisión podría elevar el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. 

LOS ESPAÑOLES Y LA CIENCIA 

¿Pero qué piensan los ciudadanos de estas prácticas y de la ciencia en general?  Un 29,6% de los españoles declara estar poco o muy poco interesado en la ciencia y en la tecnología, frente a un 40,22% que está muy o bastante interesado en ambas materias. Además, más de la mitad cree en prácticas tildadas por sus detractores de pseudocientíficas como la acupuntura y la homeopatía.

Así lo revela la VIII encuesta sobre Percepción Social de la Ciencia, que elabora cada dos años la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), entidad dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, elaborada hace solo unos meses.

Por franjas de edad, el interés por la ciencia sigue siendo mayor en los jóvenes, pues un 23,1% se declara interesado por estos temas. Sin embargo, el mayor aumento de interés en la ciencia se produce en el tramo de edad de los 45 a los 65 años.

Con respecto a aquellos que declaran no sentir interés por la ciencia y la tecnología, el estudio revela que la principal causa es la falta de entendimiento de los temas, con un 33,1%. Aunque este porcentaje ha descendido en seis puntos con respecto al estudio de 2014. Un 19,3% afirma no pensar directamente sobre ciencia y tecnología.

 

 

Asimismo, una parte de los ciudadanos perciben un déficit en formación científica, aunque el porcentaje desciende del 47,1%, en 2014, al 44,2%, en 2016, de modo que el porcentaje sigue siendo superior que el de aquellos que la califican de normal (42,6%). El informe destaca que son los jóvenes de 15 a 24 años quienes perciben una mejor educación científica que la media, pues un 29,9% la califica de baja o muy baja, 14 puntos menos que la media. Igualmente, el nivel de interés de los españoles por temáticas científicas supera al nivel de información.

BRECHA DE GÉNERO 

Otro dato que destaca el estudio es el aumento de interés espontáneo (cuando se pregunta expresamente sobre este tema) de las mujeres españolas por la ciencia y la tecnología, que ha subido de un 9,9% en 2014 a un 13,7% en 2016, mientras que el de los hombres ha descendido ligeramente, del 20,4% al 18,5%.

En general, el interés espontáneo de la ciudadanía ha incrementado de un 15% en 2014 a un 16,3% en 2016. En 2004, un 6,9% de los españoles mostraban interés por la ciencia. Según el informe, estos datos suponen que "la brecha de género en España en materia de interés por la ciencia se ha reducido a la mitad en dos años, al pasar del 10,5% al 4,8%, su nivel mínimo en la serie histórica".

 

 

Quienes apoyan la homeopatía afirman que cura con menos presión química y es mucho más barata

 

Por edades, destaca que son las mujeres de edades comprendidas entre 25 a 34 quienes tienen mayor interés espontáneo por la ciencia y la tecnología (19% frente a 18% de hombres). Pero más diferencia hay entre los rangos de edad de 45 a 54 años (15,7% de mujeres, frente a 11,6% de hombres) y de los españoles con una edad entre los 55 a 64 años (un 12,4% de mujeres muestran interés, frente a un 10% de hombres).

FENÓMENOS PARANORMALES, ACUPUNTURA Y HOMEOPATÍA

Este año se ha incluido en la encuesta por primera vez una pregunta sobre la confianza de los ciudadanos en prácticas paranormales o pseudocientíficas. Los resultados revelan que los españoles desconfían de los horóscopos (un 83,9%), de los fenómenos paranormales (76,7%), de los curanderos (76,3%) y de los números y cosas que den suerte (71,3%).

Sin embargo, los españoles son más proclives a otras dos prácticas pseudocientíficas, pues el 59,8% confía mucho, bastante o algo en la acupuntura y el 52,7% confía mucho, bastante o algo en los productos homeopáticos. Además, las personas con mayor nivel de estudios son las que más confían en estas prácticas cuya eficacia no tiene evidencia científica.

Por otro lado, Internet es la primera fuente de información científica para un 37,7% de los ciudadanos. Pero es la televisión la fuente más consultada cuando se citan tres medios para estar informado de ciencia (71,2%) e Internet, en este caso, se sitúa en segundo lugar con el 57,8%. Los jóvenes utilizan mayoritariamente Internet para informarse de ciencia: un 82,1% de penetración en jóvenes de 15 a 24 años y un 77,5% en los de 25 a 34 años.

El informe también revela que, por primera vez, las redes sociales se convierten en la fuente de información científica más consultada en Internet (un 43,6% frente al 30,8% de 2014). También aumentan significativamente los canales de vídeos como Youtube o similares como fuente para el 36% de los internautas (29,7% en 2014). Por el contrario, los medios generalistas (34%) y la Wikipedia (32,9%) se estancan como fuente en Internet.

5,8% VE MÁS PERJUICIOS QUE BENEFICIOS EN LA CIENCIA

Otro dato significativo es que aumenta el porcentaje de españoles que considera que los beneficios de la ciencia y la tecnología son menores que los perjuicios, pasando de un 5,3% en 2014 al 5,8% en 2016.

En cuanto a temas concretos científicos y tecnológicos, son la inteligencia artificial, el cultivo de plantas modificadas genéticamente, la clonación, la energía nuclear y el fracking, los que más desconfianza despiertan en la ciudadanía. En general, aumenta el desconocimiento sobre estos temas, excepto sobre qué es el fracking, aunque este asunto sigue siendo el más desconocido por la población, con casi un 30%.

 

ESD
Comenta esta noticia
Update CMP