09 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Europa enfría las expectativas de Sánchez pero se abre al plan de reconstrucción

El presidente del Consejo y la de la Comisión,tras la cumbre de la UE.

El presidente del Consejo y la de la Comisión,tras la cumbre de la UE.

Los líderes europeos avanzan hacia un acuerdo para la era postcoronavirus. Pero ni los eurobonos ni la deuda perpetua que defiende el Gobierno convencen a los países del Norte.

Alemania, Holanda y Finlandia siguen frenando las expectativas de Pedro Sánchez sobre una salida mutualizada a la crisis del Covid. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han concluido su cumbre por videoconferencia sin grandes avances sobre la creación de un fondo de recuperación que relance la economía del bloque una vez superada la pandemia de Covid-19 y han encargado a la Comisión Europea que elabore una propuesta concreta sobre el mismo.

El presidente del Consejo europeo, Charles Michel, ha reconocido en una rueda de prensa posterior a la reunión que este fondo de reconstrucción es "urgente y necesario" y, por tanto, debe contar con un tamaño "suficiente" como para ayudar a las regiones europeas y los sectores económicos más "golpeados".

Sin embargo, las capitales siguen divididas sobre las principales características de esta estrategia. Aunque parece claro que Bruselas emitirá bonos para financiar el fondo, el sur y el norte de la UE difieren ahora en la forma en la que este dinero será trasferido a los países: España, Italia o Portugal, por ejemplo, reclaman que sea a través de subvenciones no reembolsables, mientras que Alemania o Países Bajos abogan por préstamos que los socios tengan que devolver.

Sobre esta cuestión, la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ha reconocido que existe una "variedad de opiniones", pero ha garantizado que la propuesta final contendrá un "equilibrio sólido" entre créditos y trasferencias directas. "Hay ventajas e inconvenientes en ambos casos y se han intercambiado argumentos de forma muy constructiva", ha señalado.

Eso sí, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado que España no tiene pensado acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), al tiempo que ha explicado que el Gobierno mantiene su petición de que el fondo de recuperación se articule a través de transferencias no reembolsables.

Así lo ha defendido tras la cumbre. De esta forma, González Laya ha negado la posibilidad de que España se estuviera planteando acudir al fondo de rescate europeo, una posición que había revelado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

 

Comenta esta noticia