01 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Borrell evita hablar sobre la reunión de Ábalos pero manda este recado a Sánchez

El máximo representante de la diplomacia europea no ha entrado de lleno en el asunto pero sí que ha dejado claras algunas cosas que Sánchez ya debería saber.

Josep Borrell, Alto Representante de la UE para la Política Exterior, no ha querido entrar en materia sobre los aspectos concretos que envuelven el polémico encuentro entre la número dos de Maduro, Delcy Rodríguez, pero sí que ha querido dejar claro que España, al igual que el resto de los países miembros de la Unión Europea está obligada a cumplir con las normas que se marcan desde Bruselas, lanzando un dardo envenenado a Sánchez, que sabe que debía haber cumplido con las órdenes de Bruselas.

Sin embargo, según ha dicho, él no tiene información específica sobre el encuentro en concreto, señalando que "no sé si ha habido una violación, no tengo los detalles", ha dicho en rueda de prensa en Berlín, junto al ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas.

 Aún así, Borrell ha señalado que "según nuestras normas, son las autoridades nacionales de cada país las que tienen que aplicar las sanciones y velar para que se apliquen", ha añadido. Por eso, ha precisado que "en este caso es una cuestión del Ministerio de Exteriores de España gestionar lo que suceda".

De hecho, la UE ya apuntó este viernes a las autoridades españolas como las responsables de controlar y verificar si la vicepresidenta llegó a ingresar en territorio europeo cuando aterrizó el pasado lunes en el aeropuerto de Madrid-Barajas, lo que implicaría una violación de las sanciones que impiden a varios dirigentes venezolanos entrar en territorio europeo o transitar por él, entre los que se encuentra  Delcy Rodríguez, por haber "usurpado los poderes" de la Asamblea Nacional y de usarlos para "perseguir a la oposición e impedirle que formara parte del proceso político" en el país.

Interior insiste en que la Policía intentó que Rodríguez no entrase en España

Por su parte, desde el Ministerio del Interior intentan convertir este asunto en un incidente que pueda suponer un problema para España de cara a sus relaciones con la UE, indicando que el papel de la Policía consistió, precisamente en "evitar como se hace habitualmente" que entrase en territorio nacional debido a las sanciones europeas, aunque sin tomar ninguna decisión sobre su viaje posterior.

Comenta esta noticia