24 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Gay de Liébana apunta la razón real de la huida del Mobile y enfada a Calviño

Operarios trabajando en el Mobile antes de conocer su cancelación.

Operarios trabajando en el Mobile antes de conocer su cancelación.

¿Cómo puede ser que otras ferias internacionales sigan en la agenda y la de Barcelona no? El Gobierno no quiere elucubrar, pero la vicepresidenta Calvo reconoce que la razón no es sanitaria.

La cancelación del Mobile World Congress ha caído como un mazazo en Barcelona, que esperaba inyectar en torno a 490 millones de euros a su economía gracias a la feria tecnológica.

La versión oficial es que la crisis del coronavirus obliga a la precaución. Sin embargo, el hecho de que otras ferias internacionales se mantengan en la agenda pese a la alerta sanitaria -por ejemplo el Salón del Automóvil de Ginebra- ha hecho que muchos empiecen a preguntarse si el coronavirus es una excusa; si realmente hay algo más.

En este sentido, entre los economistas circula la teoría de que las firmas tecnológicas han querido mandar un mensaje al Gobierno de España a cuenta de la tasa Google, que Pedro Sánchez continúa empeñado en aprobar pese a que recientemente Francia ha renunciado a hacerlo de forma unilateral si no hay antes un acuerdo en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). 

Apuntó esta posibilidad el economista José María Gay de Liébana este jueves en la COPE, aunque en esos mismos micrófonos la vicepresidenta económica se apresuró a negar la mayor un rato después. "Es una teoría descabellada. El Mobile es un Congreso en el que las grandes plataformas digitales tienen un papel, pero sobre todo es un congreso de teleoperadores de comunicaciones. No veo una relación entre una cosa y la otra", señaló Nadia Calviño.

La tasa Google es un impuesto a las grandes compañías tecnológicas que lleva tiempo en la hoja de ruta del Gobierno. También lo estaba en la de Emmanuel Macron en Francia, pero cuando el mes pasado Estados Unidos amenazó con imponer aranceles a más de 60 productos franceses si Macron seguía adelante, este último reculó.

Entonces la vicepresidenta Calviño hizo unas declaraciones en las que sugirió que, en vista de la falta de consenso internacional, el Gobierno iba a esperar unos meses antes de ponerla en marcha. Sin embargo, este martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dio a entender en el Senado que la tramitación parlamentaria de la tasa Google iba a empezar cuanto antes. Apenas 24 horas después llegó la suspensión del MWC.

Sea como fuere, el Gobierno sí ha reconocido que el Mobile no se ha cancelado por culpa de la alerta sanitaria, porque la situación "está controlada", en palabras de Carmen Calvo. La vicepresidenta primera aludió este jueves a otros motivos, aunque se negó a detallarlos. 

Así las cosas, la gran pregunta es si el año que viene habrá Mobile World Congress en Barcelona o no. Teóricamente, la organización tiene contrato con la Ciudad Condal hasta 2023, pero en vista del precedente que sienta este año no está nada claro. 

Comenta esta noticia
Update CMP