Vox le demuestra a Barcala que es imprescindible para que gobierne Alicante

Luis Barcala junto a los dos ediles de Vox en ALicante.

Luis Barcala junto a los dos ediles de Vox en ALicante.

Vox se ha convertido en un socio “incómodo” para Luis Barcala, que incapaz de convencer a la izquierda para que aprueben sus presupuestos ni en plena pandemia, vuelve a caer en los brazos de la formación de Mario Ortolá, un verdadero apoyo tanto para PP como para Ciudadanos. Quieran o no las dos formaciones de centro derecha, el partido de Santiago Abascal tiene que decir mucho en el Ayuntamiento de Alicante si quieren seguir gobernando, al menos que Inés Arrimadas diga lo contrario.

De hecho, Ortolá da una de cal y otra de arena. Ahora, con su anunciada abstención a los presupuestos, va a permitir que Barcala saque adelante unas cuentas que nacen medio muertas. Sin embargo, en el último pleno, Vox estuvo a favor de una Comisión que investigue las presuntas irregularidades en la tramitación del PGOU, donde aparece la figura de dos ex alcaldes del PP y el inefable empresario Enrique Ortiz.

Esta vez, la ultra derecha, o la derecha más 'auténtica', como le gusta que digan a Ortolá, volverá a apoyar a un PP que quiera o no quiera necesita siempre a Vox en temas trascendentales, el tema de los presupuestos lo es, tal y como ha quedado patente en la Comisión de Hacienda celebrada hoy.

En ella se ha aprobado el presupuesto para este año por 262 millones de euros. La propuesta ha salido adelante solo con los votos a favor de Partido Popular y Ciudadanos. Vox se ha abstenido y han votado en contra PSPV, Compromís y Unides Podem.

Según ha informado el consistorio, la concejala de Hacienda, Lidia López, ha llevado el informe de resolución de alegaciones que han sido rechazadas y el Presupuesto General del Ayuntamiento de 2020. Se da así el último paso antes de su aprobación definitiva en el próximo pleno extraordinario de este viernes.

El Ayuntamiento aprobó de forma inicial el pasado 30 de marzo, en el primer Pleno telemático, los presupuestos municipales para el año 2020, que ascienden a 261.997.771,58 euros, un 1,68 por ciento más que las de 2019.

De las cuentas pendientes de aprobación definitiva, la responsable de Hacienda, ha resaltado los capítulos 6 y 7 de inversiones y transferencias de capital para actuaciones de la EDUSI con ocho millones, de los que seis van a inversiones, que además permitirán la generación de empleo para hacer frente a la pandemia. López ha resaltado que la inversión consolidada alcanzará los 16,7 millones de euros en estos presupuestos.

Las cuentas municipales se incrementan en cuatro millones de euros sobre 2019 en un contexto de reducción de la deuda financiera, que caerá a finales del 2020 un 19% de los 17,5 a los 14,1 millones de euros, y en el mantenimiento de la bajada del 5% del IBI y otros impuestos, lo que se traduce en un ahorro para el conjunto de los vecinos de Alicante, que van a disponer este año 4,8 millones más de euros provenientes de la reducción de impuestos municipales.

La izquierda, vota no

Por CompromísNatxo Bellido ha justificado su no a la pérdida de confianza que habíamos otorgado al bipartito al inicio de la crisis, y por eso nos abstuvimos en la votación inicial presupuestaria.

Unidas Podemos se reafirmó su no porque"Barcala dirige un gobierno opaco y turbio, ajeno a la realidad e incapaz de incorporar acuerdos y propuestas de la ciudadanía".

Por último, el que cambia su voto también es el PSOE de Paco Sanguino. “En un principio, nuestro voto fue abstención, pero en el pleno del próximo viernes votoramos en contra porque el PP no ha sido capaz de adaptar unas cuentas municipales -que nacían muertas- a la crisis de emergencia social y económica que padece Alicante por culpa del Covid 19”.

En un ejercicio de responsabilidad, el Grupo Socialista se abstuvo en el pleno del pasado 30 de marzo donde se sometió a debate el proyecto de presupuestos de 2020. Sanguino insistía entonces, en aquella sesión plenaria, en que todo el capital migrara hacia la emergencia social dentro de un "gran plan" para 2020 y 2021, plan que debía de ir de la mano de los grupos políticos, empresarios, sindicatos, juntas de distrito...

El líder socialista pedía a Barcala que estuviera a la altura para devolver la mano que tendía el GMS y que no se enrocara en el partidismo. Incluso la propia edil 'popular' de Hacienda, Lydia López, decía, con escaso convencimiento, “que aprobar estos presupuestos era la mejor opción” a sabiendas que esas cuentas municipales no eran la solución que necesitaba Alicante, como lo demuestra el hecho de que los tres partidos progresistas en el Ayuntamiento se van a oponer el próximo viernes. Incluso el exedil del Hacienda, Carlos Castillo (PP), con menos concejales, logró más apoyo a sus últimos presupuestos que ahora este equipo de gobierno. La edil de Hacienda ha demostrado “que no tiene ni voz ni voto en su Concejalía porque no ha habido ni un solo acercamiento ni signo alguno de acordar nada. No nos extraña cuando en la propia presentación del proyecto ni siquiera le dejaron abrir la boca”, ha matizado el portavoz.

Comenta esta noticia