30 de mayo de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La emocionante última foto de Tamara Falcó con su padre horas antes de morir

Tamara, el pasado mes de febrero

Tamara, el pasado mes de febrero

La hija del Marqués de Griñón y de Isabel Preysler vive momentos muy duros tras la muerte de su padre. Y una foto de horas antes cobra ahora todo el sentido. Es ésta e impacta.

Tamara Falcó Preysler está hundida, y con razón: su padre, el Marqués de Griñón, es una de las más de mil víctimas mortales del coronavirus, la temible enfermedad que ha convertido a España en un erial desértico y a sus hospitales en zona de guerra.

En uno de ellos, la madrileña Fundación Jiménez Díaz, murió Carlos Falcó este viernes a los 83 años, tras varios días ingresado luchando contra el virus que tiene al mundo en vilo. A la tristeza por la desaparición del patriarca que le dio el apellido y cuatro hermanos, el bodeguero y gentleman que sedujo en los años 80 a la mítica Isabel Preysler y tuvo cuatro matrimonios a lo largo de su vida; se le añade la frustración por los protocolos funerarios en tiempos de pandemia.

Tamara estaba muy unida a su padre, que tendrá que ser enterrado en la fría intimidad impuesta por el coronavirus

Ni grandes velatorios ni concurridos entierros. Todo transcurrirá en una fría intimidad, cuando no aislamiento total, con ataúd cerrado y cuerpos desinfectados y envueltos en material aislante: son las normas del Ministerio de Sanidad, que están añadiendo un dolor extra a las familias que despiden en estos días trágicos a sus seres queridos.

 

No hay ni habrá muchos datos al respecto, y Tamara y sus hermanos Sandra, Duarte, Manuel y Adara tendrán que despedir a su padre de manera casi clandestina, sin que se sepa tampoco cómo va a hacerla la última de sus cuatro esposa, Esther Doña, que no mantiene una relación precisamente estrecha con los hijos del Marqués.

Amor de infancia

Lo que sí está claro es que para Tamara será todo muy duro. Esta muy unida a su padre y mentor, al hombre que le inoculó la pasión por la gastronomía, decisiva en su victoria en Masterchef y cinceló junto a su madre esa imagen elegante, fresca, divertida y entrañable de uno de los personajes más queridos ya por los seguidores de la pequeña pantalla en España.

Prueba de ese afecto es la imagen que la propia Tamara Falcó Preysler difundió en sus redes sociales solo horas antes de que su padre muriera, quizá sabiendo ya que se acercaban los momentos finales. Es una imagen impactante, completada por un texto conmovedor que suena a despida y resume una trayectoria conjunta de amor y respeto, desde la más tierna infancia hasta una madurez que, en adelante, carecerá de la figura de referencia. Es ésta:

 

Comenta esta noticia