• David Lozano

    Desde Levante

    Periodista atento sobre todo a los quehaceres diarios de nuestros políticos y con la lupa puesta en el día a día de la actualidad para trasladársela con rigor a nuestros lectores.

Los valencianos pagan la escapada de fin de semana de Puig y los suyos

Todos los miembros del Consell paseando por Morella.

Todos los miembros del Consell paseando por Morella.

El presidente intenta aplacar las malas relaciones en el Gobierno con un "retiro espiritual" por valor de 5.000 euros en su pueblo natal. A nosotros "nos cuelgan en la plaza", reclama el PP.

No se soportan. Las malas relaciones entre los distintos consellers del Gobierno de la Generalitat han llegado hasta tal punto que al presidente, Ximo Puig, le ha parecido buena idea reunirlos a todos en una especie de "retiro espiritual" de tres días en la localidad natal de Puig, Morella (Castellón). Lo hicieron durante el primer fin de semana del año y la reunión aunque careció de contenido alguno real sí ha provocado mucha polémica.

Aunque las fuentes oficiales de la Generalitat han tratado de "vender" la idea de que la reunión de trabajó sirvió para marcar las líneas maestras para la acción política del Consell en los próximos 6 meses, lo cierto es que del encuentro no se desprende nada llamativo ni de relevante, ningún anuncio o decisión significativa. Era la primera ocasión en la que se juntaban todos los miembros del Gobierno valenciano más allá de las puertas del Palau y lo hicieron en un momento en que el clima de relaciones políticas y personales entre los consellers era y es casi irrespirable.

Presidente, vicepresidenta, Mónica Oltra y el resto de miembros del tripartito gobierno pasearon por las calles del municipio exhibiendo la mejor de sus sonrisas y forzando aparentar una sintonía que no existe. Decía al respecto de la reunión Luis Santamaría, vicesecretario del PPCV, que le hubiese gustado "ver por una rendijita" lo allí acontecido y esa curiosidad, por llamarlo de alguna manera, del popular también era extensible a muchos dirigentes del PSPV que no entendían esa reunión con Compromís-Podemos en plena batalla dialéctica por ejemplo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

La Generalitat asegura que el "retiro" en Morella sólo costó unos 5.000 euros y el PP dice que si lo hacen ellos "nos cuelgan en la plaza"


La escapada de Morella tampoco ha sido oportuna en cuanto al gasto. No se corresponde con la imagen de austeridad y el "rescate de personas" que desde su llegada a la Generalitat publicita el tripartito desplazar a consellers, asesores, coches oficiales, más personal, comidas, cenas, desayunos durante todo un fin de semana. En el pueblo no se habló de otra cosa, del gasto y despliegue, ese fin de semana e incluso muchos vecinos subieron indignados a las redes sociales imágenes de sus calles plagadas de coches oficiales.

El PP no tardó en reaccionar y su presidenta, Isabel Bonig, rápidamente exigió conocer el gasto de la ocurrencia de Ximo Puig. Decía Bonig que no tenía voluntad de hacer "sangre ni demagogia sobre estas cuestiones", pero dijo que si "esto lo hace el PP y nos cuelgan en la plaza pública". Además, los populares anuncian que en Les Corts presentarán una batería de preguntas para conocer el coste para las arcas autonómicas de la estancia de una treintena de cargos del Consell. Los populares exigen conocer cuántos vehículos oficiales se movilizaron, así como la identidad del adjudicatario de los servicios de alojamiento y manutención.

Comenta esta noticia
Update CMP