23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP cruza apuestas: ¿Llegará Casado a su primer aniversario como líder?

Casado junto a Feijóo el fin de semana.

Casado junto a Feijóo el fin de semana.

La dirección nacional confía en amarrar la Comunidad de Madrid y que sirva de cortafuegos ante las críticas internas, pero no es sencillo. El partido se prepara para un 27 de mayo dantesco.

La visita de Pablo Casado de este lunes a La Moncloa permitió al presidente del PP olvidar la crisis de su partido durante un rato y centrarse en construir su figura como líder de la oposición. Una que será "fuerte", según prometió. 

 

Sin embargo, le duró poco. Una vez que bajó del atril del edificio del Portavoz, Casado se quedó un rato hablando con la prensa de manera informal. Y de nuevo salió el monotema. Y de nuevo pidió tiempo para que su proyecto cuaje, mientras a kilómetros de allí Alberto Núñez Feijóo le enviaba otro dardo envenenado: "Algunos quieren ser primeros espadas y no han gestionado nunca".

A medida que se acercan las elecciones del 26 de mayo los ánimos en el PP, lejos de enfriarse, se van caldeando cada vez más. Los populares hacen sus cábalas y pintan un panorama dantesco. La mayoría están convencidos de que en estos comicios no solo no van a conquistar ninguna comunidad al PSOE, sino que van a perder varias de las que gobiernan actualmente. 

Por eso cada barón ha decidido hacer la guerra por su cuenta, y Génova 13 ha optado por no enviar consignas y encomendarse al buen criterio de los candidatos.

Preocupa, el que más, el caso de Madrid, donde la única aspiración del PP es quedar un escaño por delante de Ciudadanos, uno solo, para que Isabel Díaz Ayuso logre amarrar la Presidencia. Una empresa en la que pocos en el partido confían.

En 2015 el PP consiguió retener la Comunidad de Madrid con Cristina Cifuentes al frente y ello supuso un bálsamo para los populares en unas elecciones en las que el partido perdió la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Baleares, Extremadura, Cantabria y Aragón de una tacada. 

Casado cruza los dedos para que de nuevo Madrid actúe de cortafuegos, pero irremediablemente en el partido ya empiezan a pensar en el día después, en el 27 de mayo. Y se cruzan apuestas sobre si otro mal resultado acabaría por romper las costuras del PP y hacer que salgan en tromba los muchos y muy variados críticos que la dirección del PP se ha ido granjeando en estos meses. 

"Han dejado muchos heridos por el camino, pero no muertos", recuerda uno esos muchos damnificados. Y todos ellos están a la expectativa, especulando sobre si Pablo Casado llegará a celebrar su primer aniversario en la Presidencia del partido; rememorando el caso de Antonio Hernández Mancha 30 años después y hablando de refundación solo nueve meses después del Congreso de la sucesión de Mariano Rajoy.

Comenta esta noticia
Update CMP