29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marlaska engrasa la negociación con PNV y Bildu con cuatro gestos más a etarras

Marlaska en un pleno del Congreso. Tras él, el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

Marlaska en un pleno del Congreso. Tras él, el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El ministro del Interior va a representar este sábado a Sánchez en la toma de posesión del lendakari Urkullu. Y lleva bajo el brazo un nuevo gesto en plenas conversaciones sobre los PGE.

Ajeno a las críticas y las protestas de las víctimas de ETA, el ministro del Interior acelera su barra libre de acercamientos de los presos terroristas a las cárceles vascas. Y justo en plena negociación del Gobierno con PNV y Bildu en busca de sus votos a los próximos Presupuestos Generales, Fernando Grande Marlaska ha autorizado este mismo viernes cuatro premios más a etarras condenados.

Lo ha hecho en la víspera de viajar a Guernica para representar al Gobierno en la toma de posesión del lendakari, Ínigo Urkullu. Así que se presentara en el País Vasco con un nuevo gesto a los nacionalistas.

Interior ha aprobado este viernes el traslado de cuatro terroristas más, incrementando a 58 el número total de acercamientos de internos desde mediados de 2018, con la llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez. En esta ocasión hay una novedad, el acercamiento de una pareja de etarras disfrazado de "razones organizativas".

El primero de ellos, Asier Bengoa López de Armentia, será trasladado del Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha a la prisión de Daroca, en Zaragoza. Bengoa, que ingresó en prisión en 2019, tiene una condena de siete años y seis meses por el delito de colaboración con banda armada.

Este terrorista, que cumplirá las tres cuartas partes de la condena en febrero de 2021, ha sido trasladado a un centro cercano a su entorno familiar después de que la Junta de Tratamiento de la cárcel manchega haya propuesto su progresión a segundo grado penitenciario.

Faustino Marcos Álvarez, condenado a 12 años y 14 meses por los delitos de colaboración con banda armada, tenencia ilícita de armas y falsificación de documento público, también será trasladado de la prisión de Herrera de la Mancha a Daroca.

En el caso de Idoia Mendizabal Múgica, el traslado se realiza desde el Centro Penitenciario Valencia-Antoni Asunción al Centro Penitenciario Madrid VI, en Aranjuez. Tras ingresar en prisión en 2010, cumple condena de 25 años por los delitos de pertenencia a banda armada, estragos, atentado, asesinato, incendio y depósito de armas y municiones.

Una pareja de etarras acercada por "razones organizativas"

Mendizabal, que cumplirá las tres cuartas partes de la condena en agosto de 2030, es acercada después de que la Junta de Tratamiento de la prisión valenciana haya propuesto mantener su clasificación en primer grado y su traslado al Centro Penitenciario Madrid VI, prisión con módulo de madres y único centro de la Administración del Estado con módulo de familias.

El último de ellos, Jon González González, será trasladado de la misma prisión valenciana al Centro Penitenciario de Madrid VI. González, que cumplirá tres cuartas partes de su condena en diciembre de 2030, ingresó en prisión el 28 de septiembre de 2011 y cumple condena de 25 años por los delitos de colaboración con banda armada, estragos, asesinato, terrorismo, detención ilegal, robo y hurto de vehículos.

Por otro lado, Instituciones Penitenciarias ha resuelto además la clasificación en tercer grado penitenciario de Urko Labeaga García, condenado a 25 años por los delitos de pertenencia a banda armada y estragos. La decisión llega después de que éste haya expresado su rechazo a la violencia y haya lamentado el dolor causado.

Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo  han mostrado su "absoluto rechazo a esta dinámica de traslados descontrolada" y han solicitado una reunión con el titular de Interior. Además, la AVT ha explicado que el traslado de la pareja Mendizabal y González, según les ha informado Interior, se debe a "cuestiones organizativas".

A pesar de que las víctimas no dejan de reclamar esa entrevista, Marlaska no les abre las puertas de su despacho. Y cabe recordar que el PNV presentó recientemente un plan que exigía a Sánchez el acercamiento de la totalidad de los terroristas a cárceles vascas.

 

 

Comenta esta noticia