23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez y Calvo suman casi 200.000€ en planes de pensiones privados

Pedro Sánchez, cuando ganó las Primarias del PSOE a Susana Díaz

Pedro Sánchez, cuando ganó las Primarias del PSOE a Susana Díaz

CC.OO y UGT impulsan fondos privados para sus afiliados y, además, el gasto de dinero púbico en ellos desde ayuntamientos y otras entidades. La mitad del PSOE disfruta de un plan así.

La polémica está servida. Algunos de los principales acusadores del anterior Gobierno del PP por pretender, a su juicio, fomentar los planes de pensiones privados en detrimento del sistema público, gozan de uno de ellos a título personal. E incluso, lo tienen institucionalizado como un servicio más para todos sus afiliados.

En el último caso, figuran dos de las entidades más beligerantes contra el Ejecutivo, los sindicatos CC.OO y UGT, presentes en todas las manifestaciones de pensionistas que, bajo esa denuncia, señalan al PP como defensor de los intereses de empresas privadas con las que ellos, sin embargo, tienen convenios generales.

Los sindicatos no sólo se benefician de un plan privado, sino que crean o fomentan fondos ellos mismos con aportaciones de dinero público

Las dos centrales mantienen sendos Planes de Pensiones asociados a BBVA, una de las principales entidades bancarias de España, que ofrecen y promocionan ante todos sus militantes. En el caso de UGT, la propaganda interna en un canto a la excelencia de este producto que contrasta con su discurso público.  Para lograr que sus afiliados suscriban el plan, dice cosas como que goza de una "excelente rentabilidad" o que cualquier afiliado "puede dar de alta como partícipe a su cónyuge".

Algo parecido sostiene CCOO, que también trabaja con el mismo banco y presume de disponer de un Plan de Pensiones auditado por Price Waterhouse. El gestor del fondo es la sociedad anónima Gestión de Previsión y Pensiones, una entidad vinculada al BBVA, teóricamente una de esas empresas a las que los sindicatos suelen ubicar en el espacio de la economía especulativa pero que, en este caso, actúa de socio para este fin. 

Financiados desde ayuntamientos

Pero ahí no termina todo. Además, buena parte de las instituciones públicas de España suscriben con Fondos de Pensiones privados planes específicos para sus empleados, que se financian con aportaciones de Ayuntamientos, Universidades y organismos de todo tipo y las aportaciones individuales añadidas que cada beneficiario quiera hacer. Ejemplo paradigmático de ello es el Ayuntamiento de Madrid, suscriptor de uno de esos planes privados que, en público, se consideran un inaceptable negocio lucrativo que paradójicamente ellos alimentan.

Barcelona también hace lo mismo, y aunque en ambos casos el negocio para los fondos privados data de hace lustros, ni Carmena ni Colau se lo han replanteado.

Capítulo aparte merece la dirección  nacional del PSOE, promotora de una gira por toda España para denunciar la supuesta complicidad del Gobierno del PP con empresas de fondos que, de nuevo, utilizan buena parte de los dirigentes socialistas, con Pedro Sánchez a la cabeza.

La mitad de los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE tiene ahorros invertidos en planes privados de pensiones. Su líder y ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encuentra entre los que más dinero ha aportado ya para complementar su prestación pública una vez se jubile, según reflejan las declaraciones de bienes publicadas por el partido. 

 

 

Según estos documentos, Sánchez, que es doctor en Economía, tiene contratado un plan de pensiones con el BBVA, con un valor de más de 104.000 euros, dinero que el banco invertirá siguiendo unos criterios de rentabilidad y riesgo previamente establecidos. Así, cuando Sánchez rescate su plan de pensiones, recuperará el dinero aportado más los rendimientos que este capital haya podido generar.

Del conjunto del nuevo Gabinete no hay datos, pues muchos de ellos no eran diputados hasta su nombramiento como ministros y sólo a partir de ahora tiene la obligación de publicar sus declaraciones de bienes y de patrimonio. Pero hay excepciones, caso de la vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, que también tiene acumulados 78.000 euros en un plan de pensiones privado rubricado con el Banco de Santander.

Sánchez giró por España atacando los fondos privados, pero el suyo personal tiene 100.000 euros ya de valor

Tan sólo el exalcalde de San Sebastián y diputado Odón Elorza, con una aportación de 139.981 euros, y el secretario de Estudios y Programas, José Félix Tezanos, con 89.153,61 euros, superan a Sánchez en la cuantía depositada en este producto bancario.

Desde el mes de enero pasado, Pedro Sánchez y su Ejecutiva iniciaron  una gira por todas las provincias españolas para explicar a los militantes del partido y a la ciudadanía en general sus propuestas en materia de pensiones.

Críticas públicas

En estas asambleas abiertas, Sánchez acusaba de manera reiterada al Gobierno popular de buscar de manera deliberada el deterioro del sistema público de pensiones con un único objetivo, el de fomentar los planes privados. Sánchez sostiene que el sistema público es viable y podría garantizar pensiones dignas para todos. Sólo hace falta, en su opinión, voluntad política y un plan para aumentar los ingresos de la Seguridad Social, que el PSOE asegura tener y ayer mismo tras el encuentro con los agentes sociales volvió a esbozar, sin más detalles, ya desde el Ejecutivo, sugiriendo la actualización de estos subsidios con arreglo al IPC.

Los socialistas consideran imprescindible subir los salarios para aumentar los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social, dejar de pagar con cargo a ésta conceptos que no tienen que ver con las pensiones, y crear dos nuevos impuestos a la banca y sobre las transacciones financieras que contribuyan a financiar las pensiones.

Del medio centenar de cargos que conforman la Ejecutiva Federal del PSOE, casi la mitad tienen contratado algún plan de pensiones privado. No es el caso de la secretaria de Seguridad Social y Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, reacia a contratar uno.

"Obligados por las circunstancias"

Una portavoz de la Ejecutiva Federal ha asegurado a Europa Press recientemente que la mayoría de los miembros de la dirección que tiene un plan de pensiones privado se ha visto "obligado" a contratarlo cuando han firmado un préstamo hipotecario con la entidad bancaria. Es habitual que los bancos mejoren las condiciones de la hipoteca si se contrata al mismo tiempo un plan de pensiones, pero no obligan en ningún caso y la propuesta puede ser rechazada o sustituida por un seguro de vida, por ejemplo.

 

Barcelona y Madrid financian un fondo de pensiones privado

 

Otros, según la misma fuente, cuentan con un plan de pensiones por haber sido diputados o senadores, ya que hasta enero de 2012 las Cortes hacían aportaciones en nombre de los parlamentarios a un plan de pensiones. Con la llegada de la crisis, las Cortes suspendieron las aportaciones al plan de previsión social de los parlamentarios, con el que se alimentaba su pensión a futuro o incluso se completaba su cotización para alcanzar la máxima posible.

Sánchez pudo beneficiarse de este plan de previsión social del Congreso durante dos años y por una aportación total de unos 6.700 euros, a razón de 280 euros al mes, que era lo que aportaban las Cámaras por diputado.

La Administración Pública dedica ingentes cantidades de dinero a fondos privados de beneficio exclusivo de sus empleados

Hay otros casos dentro la Ejecutiva Federal con un plan de pensiones por "política de empresa", pero la portavoz no ha podido hablar de cada caso por la ley de protección de datos.

En cualquier caso, sostienen en Ferraz, que algunos miembros de la actual dirección tengan planes privados de pensiones no significa que no confíen en la viabilidad del sistema público de pensiones. Es más, entre los dirigentes socialistas hay quien afirma con rotundidad que no hay alternativa al sistema público.

Las secretarias de Igualdad, Carmen Calvo, vicepresidenta ahora, y de la UE, Iratxe García, que es además eurodiputada, se encuentran entre quienes cuentan con planes de pensiones privados, con aportaciones de 78.000 euros cada una de ellas.

Mucho dinero

El resto de miembros del equipo de Sánchez que tienen contratado este producto financiero de ahorro son la presidenta del partido, Cristina Narbona; el secretario de Organización, José Luis Ábalos; el portavoz de la Ejecutiva y alcalde de Valladolid, Oscar Puente, y el secretario de Empleo, Toni Ferrer, exlíder sindical, con aportaciones que oscilan entre los 17.000 y 44.000 euros.

Aportaciones similares o de menor cuantía a planes privados de pensiones han hecho también los secretarios de Política Federal, Patxi López; Violencia de Género, Susana Ros; Pesca, María Luisa Faneca; Políticas Migratorias, Pilar Cancela; Refugiados, Luc André Diouf; Servicios Sociales, Begoña García Retegui; Educación, María Luz Martínez Seijo; Relaciones Internacionales, Héctor Gómez; Industria, Carles Ruiz; Justicia, Andrés Perelló y Laicidad, José Manuel Rodríguez Uribes.

Todos ellos, junto a los sindicatos, no sólo son beneficiarios de un producto que critican en público ferozmente. Además, son promotores de los propios Fondos, alimentados con dinero público en incontables ocasiones.

 

Comenta esta noticia
Update CMP