21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ciudadanos levanta su veto al PSOE con condiciones y cierra el paso a Vox

Los de Rivera aprueban por unanimidad un documento en el que afirman que solo harán "acuerdos a dos" que excluyen a Vox, Podemos y los nacionalistas. Solo con el PP o el PSOE, punto.

El resultado de las elecciones municipales y autonómicas ha obligado a Ciudadanos a replantearse su estrategia de poner todos los huevos en el cesto del centro derecha y su veto al PSOE. Cs aspiraba a superar al PP y así no verse en la tesitura de tener que apoyar a según quién; sino únicamente preocuparse por quién le apoyaría a él.

Así las cosas, la política de pactos ha agrietado el sólido armazón del partido naranja, siempre a una con Albert Rivera. Sobre todo a raíz del paso al frente de su candidato a las europeas, Luis Garicano, que se ha puesto de parte de Manuel Valls y ha apostado por respaldar a Ada Colau como alcaldesa de Barcelona para evitar que ERC se haga con la Alcaldía de Barcelona.

 

Este lunes, los miembros del Comité Ejecutivo Nacional se reunieron durante más de dos horas para debatir sobre qué camino tomar ahora en las comunidades de Madrid y Castilla y León y en más de una veintena de ayuntamientos: pactos únicamente con el PP, y por extensión con Vox, o abrir el abanico al PSOE y volver a ser un partido bisagra.

Y la decisión fue la segunda, adoptada por unanimidad de los miembros de la Ejecutiva y refrendada en un documento. Cs mantiene su intención de que el PP su "socio preferente", pero se abre a que "excepcionalmente" se firmen acuerdos con el PSOE allá donde los dirigentes socialistas "se desmarquen de las políticas de Sánchez", en palabras del secretario general de los naranjas, José Manuel Villegas. "Donde no haya acuerdo con el PP, ahí sí se podría abrir al PSOE", resumió.  

Eso sí, Cs ya avisa de que serán "acuerdos a dos", sin Vox, Podemos ni los nacionalistas. Ciudadanos no cierra la puerta a sentarse a hablar con los de Santiago Abascal, pero no compartirán gobiernos con ellos, que es una de las condiciones que había puesto Vox. "No va a haber negociaciones para gobiernos tripartitos", insistió.

La apuesta de Cs es, por tanto, reeditar la fórmula andaluza allá donde se pueda. Y Villegas ya avisó a Abascal de que llegado el momento tendrán que retratarse: o dejar que gobiernen el PP y Cs en el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, o permitir que siga Ada Colau.

Comenta esta noticia
Update CMP