Les Corts presentan la Batalla de Almansa como lucha de valencianos y españoles

El legislativo valenciano está presidido por el nacionalista Enric Morera, a quien fuentes parlamentarias atribuyen el cambiazo en el texto que acompaña al cuadro de la famosa batalla.

La Guerra de Sucesión se personifica en el borbón Felipe d'Anjou y en el austracista Archiduque Carlos. Al vencer en la contienda, el francés eliminó los fueros y privilegios del entonces Reino de Valencia y resto de la Corona de Aragón pero también los aranceles comerciales en suelo español y las limitaciones al comercio con América, de lo que se beneficiaron los puertos mediterráneos. El centro-europeo representaba un sistema más federalizante y tradicional, menos estimulante en lo económico y en el desarrollo de las ciencias.

Pero en el imaginario colectivo, especialmente por la influencia del nacionalismo catalán, Felipe V figura como rey opresor de las libertades valencianas y Carlos como su fallido libertador.

Tanto es así que en el rótulo explicativo del cuadro más afamado de los que se exhiben en Les Corts Valencianes, el de la decisiva Batalla de Almansa que el Museo del Prado tiene cedido a la cámara valenciana, se incluye desde hace menos de un mes una nueva leyenda según la cual resulta que un bando estaba compuesto por “el ejército francoespañol” y el otro por “valencianos, ingleses, portugueses y holandeses”.

Es decir: valencianos contra españoles. Nacionalismo puro. Además, según todos los historiadores, si hubo valencianos en la contienda del 25 abril de 1707 que recrearon Ligli y Pallotta en su lienzo fue en escaso número y justo en el bando contrario al esperado, en el de Felipe d'Anjou.

Fuentes de la oposición parlamentaria valenciana consideran el nuevo cartel explicativo como muestra algo más que anecdótica del “virus” que se pretende inocular a escolares y visitantes de Les Corts. El vicepresidente Alejandro Font de Mora (PP) ya protestó en la Mesa, mientras que en su partido se barajan ahora otras iniciativas que puedan llevar, entre otras cosas, a averiguar cuál es la fuente histórica en la que bebe el “reinterpretador” de esta parte de la Historia.

 

Comenta esta noticia
Update CMP