19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las pensiones en España no son sostenibles con las cuantías actuales

De izquierda a derecha, Íñigo de Barrón (Presidente APIE), Pablo Fernández (IESE Business), Eduardo Martínez Aragón (Vidacaixa) y Fernando Luque (Morningstar).

De izquierda a derecha, Íñigo de Barrón (Presidente APIE), Pablo Fernández (IESE Business), Eduardo Martínez Aragón (Vidacaixa) y Fernando Luque (Morningstar).

Un profesor del IESE asegura que a los integrantes de la mesa del Pacto de Toledo habría que cobrarles por ir de comilonas y no abordar el problema.

Las pensiones en España no son sostenibles con las cuantías actuales. A esta conclusión han llegado tanto el profesor de la IESE Business School, Pablo Fernández como el director de inversiones de VidaCaixa, Eduardo Martínez de Aragón y Fernando Luque, senior Financial Editor en Morningstar.

Los tres grandes conocedores de este sector se han reunido en un foro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en el que se preguntaban por qué los planes de pensiones privados no despegan en España.

Las conclusiones son claras, una alta penalización fiscal, una baja capacidad de ahorro entre los españoles, un apetito por otros productos financieros y de ahorro (especialmente el ladrillo), unida a una aparente baja rentabilidad de los planes de pensiones frente a otros productos.

 

Sin olvidar, que las comisiones de su gestión, la penalización que lleva aparejada rescatar el dinero antes de tiempo y que se pague por unos rendimientos de trabajo tanto cuando se generaron como cuando se empiezan a disfrutar, haga poco atractivo apostar por ellos.

Tanto que en España apenas suman un 10% de la inversión de nuestro PIB frente a porcentajes del 50% más en la media europea o del 100% por ejemplo en el Reino Unido. Los expertos han recordado que la llamada pirámide poblacional, es un decir pues la forma ahora es bien distinta, indica que es insostenible dar las pensiones en el futuro con cuantías parecidas a las que ahora se ofrecen, es decir, de casi el 80% de lo que percibe la media de su sueldo cuando se jubila.

Estudios demográficos demuestran que en 2050 en nuestro país tendremos poco más de un trabajador en activo vinculado a cada pensionista y en 2040 ya habrá dos trabajadores para cada pensionista. O lo que es igual, el límite de la sostenibilidad.

Por ello, el profesor Fernández pide mayor valentía a los políticos a la hora de informar a la gente de cual va a ser el futuro, pues todavía hay mucha gente de 30 años en España que cree que va a poder vivir de la pensión que le va a otorgar el Estado y sobre todo, pidió que a los integrantes del Pacto de Toledo se les cobren las comilonas que se pegan en vez de abordar realmente el problema que se avecina.

Sí que es cierto que con los sueldos actuales, dijeron los asistentes, es difícil aportar mucho para los planes de pensiones pero no es menos cierto que aquí, la gente ha apostado más por el ladrillo que es otra forma de ahorro. Una de las opciones es que se obligue a las empresas a contratar planes privados, si así lo acepta también el trabajador, como forma ineludible de afrontar un problema que cada vez es más cierto.

Bonificaciones

Ante ello, tenemos partidos, coincidieron los asistentes, que quieren quitar todas las bonificaciones a estos planes (Podemos) algo que sería un grave error en opinión de los expertos pues por suerte en nuestro país cada vez se vive más tiempo y con una gran calidad por lo que el personal tiene que hacer la previsión de vivir unos 20 años tras su jubilación.

Por esto y según el profesor Fernández, no sólo no se puede subir cada año la pensión sino que en un breve espacio de tiempo habrá que congelarlas e irlas reduciendo paulatinamente para no llevarse por delante todas las finanzas públicas. Además, se han acometido esfuerzos para controlar las comisiones y que no se disparasen pues motu propio las gestoras no lo habría hecho. 

Comenta esta noticia
Update CMP