29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La pregunta a bocajarro de Carlos Alsina a Aznar que todo el PP estaba esperando

Aznar durante la entrevista.

Aznar durante la entrevista.

El expresidente se cruzó este martes en el camino de Cospedal, Casado y Sáenz de Santamaría, a 48 horas de que los inscritos voten. Dijo que está "al margen" pero dejó recados importantes.

La noticia de este martes en el PP es que no ha habido noticia. El partido esperaba con la respiración contenida la entrevista de José María Aznar en Onda Cero, a 48 horas de que los 66.386 inscritos voten en la primera vuelta.

La esperaban por si el presidente daba un pasa al frente y apostaba abiertamente por Pablo Casado, lo que tal vez le habría supuesto a éste más un perjuicio que un beneficio. Al menos a decir del resto de candidatos, porque Casado siempre ha dicho sentirse orgulloso de los tres expresidentes del PP.

Sin embargo, Aznar anunció que iba a quedarse "al margen" en este proceso de sucesión, para el que ni siquiera se ha inscrito, según reconoció.

Por más que Carlos Alsina le preguntó una y otra vez sobre sus preferencias por el vicesecretario de Comunicación, pinchó en hueso. "Estoy advertido sobre su persistencia, pero yo también soy persistente", llegó a decirle el expresidente con sorna cuando el periodista disparó a bocajarro: "¿Usted va con Pablo Casado?".

Aznar, no obstante, dejó un par de recados a María Dolores de Cospedal y a Soraya Sáenz de Santamaría al recordar que ambas formaron parte de sus gobiernos y Casado no, y que "resulta sorprendente" -esto segundo en alusión a la exsecretaria general- que haya personas en el PP que se hayan preocupado de "enterrar" una parte de la historia del partido, haciendo un "ejercicio de desmemoria".

El que fuera presidente de honor del PP -renunció a esa distinción- se congratuló de que los militantes del partido "tengan voz", y reconoció que una fórmula como la que empleó él para designar a Mariano Rajoy, el famoso dedazo, hoy "no sería posible". 

Aznar sostuvo que él está donde siempre ha estado, y que si los candidatos quieren alejarse es su problema. Y alertó de que las líneas ideológicas de la formación se han "difuminado", hasta existir el riesgo de que si el PP no se refunda deje de ser un partido de gobierno.

El expresidente pidió en varias ocasiones desde el micrófono de Más de Uno que el centro derecha vuelva a unirse, como lo estuvo en sus tiempos. Y recordó que entonces el PP tenía tres millones de votos más de los que tiene ahora. 

Comenta esta noticia