21 de febrero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los vehículos eléctricos emitirán sonido a baja velocidad

Los vehículos de propulsión eléctrica estarán obligados a emitir un sonido que alerte de su presencia, cuando circulen a menos de 30 km/h. La medida pretende evitar atropellos.

El vehículo eléctrico tiene muchas ventajas respecto a los motores de combustión tradicionales. La principal mejora es que no emite gases contaminantes, pero no es el único cambio que traen aparejados este tipo de propulsores. Un motor eléctrico no emite ruido, lo cual puede parecer una ventaja, pero en realidad también es un problema de seguridad que crece cada día, ya que los vehículos eléctricos siguen creciendo en matriculaciones.

Los peatones, ciclistas y demás usuarios de la vía, se orientan por el ruido para saber cuando se aproxima un vehículo, por lo que un motor silencioso aumenta el riesgo de atropello. Por tanto, en Europa y Estados Unidos será obligatorio que los vehículos eléctricos fabricados a partir del 1 de julio de 2019, tengan que incluir un ruido que avise de su presencia a baja velocidad. Las motocicletas y ciclomotores eléctricos también se incluyen en la norma, y deberán incluir este sonido a partir de septiembre de 2019

Esta norma afecta a vehículos híbridos, híbridos enchufables, 100% eléctricos, eléctricos de autonomía extendida y de pila de hidrógeno cuyo peso esté por debajo de las 4,5 toneladas y que circulen por debajo de los 30 km/h tanto hacia delante como marcha atrás. El resto de los vehículos eléctricos tendrán que incluir el mismo dispositivo a partir del año 2021. No es lo único importante, también hay que tener en cuenta las particularidades de conducción de los vehículos eléctricos.

El sonido no podrá ser desconectado por el usuario, algo similar al sonido de alerta de marcha atrás de los vehículos de transporte de mercancías. Actualmente, algunos vehículos ya incluyen este sistema, pero por lo general pueden ser desconectados por el conductor, y no son similares entre si, por lo que no se establece una relación clara.

Las marcas se han pronunciado al respecto. La falta de ruido es algo que mejora la conducción y reduce el estrés, por lo que la intención es compatibilizar estas mejoras sin comprometer la seguridad de ningún usuario de la vía.

Comenta esta noticia