24 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey planta cara a Torra: "La violencia y la intolerancia no tienen cabida"

La Familia Real, a su llegada al acto de los Premios Princesa de Gerona.

La Familia Real, a su llegada al acto de los Premios Princesa de Gerona.

La Princesa Leonor se estrena como heredera en catalán con un gesto: "Cataluña siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón".

La esquizofrenia a la que el independentismo ha llevado a Cataluña se resume así: gritos de Viva el Rey de la sociedad civil catalana que asistía a la gala de los Premios Princesa de Gerona; lemas de "Guillotina para los sátrapas" en boca de los CDR y asimilados, y ante la presencia de destacados representantes de Junts, ERC y la CUP.

Los violentos no han podido reventar el acto ni la primera visita oficial de la Princesa Leonor a Cataluña, en la que, por cierto, ha debutado con un discurso en catalán."Desde pequeñas, nuestros padres nos hablaban de Gerona y de Cataluña con mucho afecto.

"Como Princesa de Gerona me gustaría honrar a la fundación como se merece", ha comenzado su breve mensaje. "Desde este momento, Cataluña siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón", ha enfatizado.

Pero el discurso que se esperaba con expectación era el de Felipe VI, que ha guardado un significativo silencio desde la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés. "La violencia, la intolerancia y el menosprecio a las libertades no pueden tener cabida en Cataluña", ha enfatizado en su primera visita a esa comunidad desde que se hizo pública la sentencia.

Felipe VI ha reivindicado además la contribución de Cataluña al proyecto democrático español, "una Cataluña orgullosa de sus señas de identidad, plural e integradora, constructiva y solidaria con el progreso en general", y ha subrayado que en la realidad presente y futura "no pueden tener cabida ni la violencia ni la intolerancia ni el desprecio a los derechos y libertades de los demás", unas palabras estas últimas que han provocado los aplausos del auditorio.

En ese contexto, el Rey ha destacado en su discurso que ésta era una de las ocasiones "que las presencias adquieren un significado más trascendente que las palabras" y ha incidido en que en el acto había "cientos de jóvenes" de Cataluña y otros lugares, preocupados y comprometidos con el futuro, a "personas muy representativas" de la sociedad y las "representantes de las principales instituciones" del Estado.

Felipe VI ha reivindicado los valores de "esfuerzo, responsabilidad, compromiso, respeto y espíritu cívico", afirmando que "representan la mejor historia de Cataluña", que "enriquecieron las raíces de la sociedad democrática" e hicieron que Cataluña hiciera "una contribución inspiradora para el resto de España".

De hecho, ha recordado que España decidió "hace más de 40 años reencontrarse para convivir juntos en libertad bajo principios democráticos, reconocerse en el valor de su diversidad y afrontar con lealtad y confianza la superación del pasado y la construcción de una sociedad moderna y avanzada, integrada en Europa y abierta al mundo"

En ese punto, ha afirmado que en ese mundo los jóvenes "no pueden vivir aislados, recluidos en fronteras impermeables", sino que las fronteras "las marcan el conocimiento, la formación, la educación, la investigación" y también "los valores humanísticos que inspiran la defensa de un mundo más justo, más solidario, más sostenible".

 

 

 

Zarandeos, insultos, quema de fotos y... políticos independentistas

Desde primera hora, los CDR han tratado de reventar el acto. A las puertas del recinto donde se celebraba la gala se han quemado fotos del Rey y proferido gritos como Guillotina a los sátrapas, Fuera el Borbón, Ni Rey, ni miedo o Nosotros no tenemos Rey.

También se produjeron abucheos e insultos a los asistentes a la gala. A algunos, como José Ramón Bosch, presidente de Sociedad Civil Catalana, se les impidió entrar. A otros, como el concejal del PP en Barcelona, Josep Bou, le recibieron al grito de "fascista" y "provocador" y le escupieron. Unas imágenes que ha denunciado, entre otros, el líder de Cs, Albert Rivera.

En las concentraciones de los radicales se pudieron ver a algunos políticos de Junts, ERC o la CUP.  Entre ellos, las diputadas de JxCat en el Parlament Aurora Madaula y Gemma Geis, así como el también diputado y líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, el número tres de ERC al Congreso, Joan Josep Nuet, o dirigentes de la CUP como la exdiputada Mireia Boya y la exconcejal de Barcelona Maria Rovira.

M.B
Comenta esta noticia
Update CMP