22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El lastre de Fernández Díaz obliga al PP a una pirueta sin precedentes

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz

El nuevo juego de mayorías ha puesto a los populares frente a la realidad. El polémico exministro deberá esperar para presidir la Comisión de Exteriores, si finalmente la preside.

El PP se ha topado este miércoles con la dura realidad de la nueva aritmética parlamentaria. Y todo por su empeño en llevar al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a la presidencia de la Comisión de Exteriores, el premio de consolación tras su salida del Gobierno.

La candidatura de Fernández, reprobado por el Congreso por el caso de las escuchas en su despacho, formaba parte del acuerdo global alcanzado por PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos para repartirse las presidencias y los cargos institucionales de las distintas comisiones.

Fernández Díaz iba a ser elegido este miércoles gracias a la abstención del PSOE y el voto en blanco de C's. Tan sólo Podemos había presentado un candidato alternativo, su portavoz de Exteriores, Pablo Bustunduy. Sin embargo, la abstención de los socialistas facilitaba la victoria del extitular de Interior.

Pero al comienzo de la reunión, el portavoz popular José Ramón García sorprendió a todos al reclamar un aplazamiento de la votación con un objetivo único: que el nombramiento de Fernández Díaz contara con el apoyo expreso del PSOE. Según fuentes parlamentarias consultadas por ESdiario, los socialistas habían amagado a primera hora con presentar su propio candidato, una iniciativa que habría obligado al PP a solicitar más tiempo.

La intención de los socialistas era que su candidato, que podría ganar con los apoyos del resto de los grupos, dimitiría en el mismo instante en que el PP presentará una propuesta distinta a la del exministro.

Tras la insólita pirueta de los populares, PSOE y Ciudadanos coincidieron en instar al PP a que se replantee  presentar un nuevo candidato más "idóneo" aunque los populares afirman "a día de hoy" no tener intención de retirar la candidatura de Fernández Díaz.

Sin embargo, distintas fuentes coinciden en que finalmente el PP retirará su candidatura. Muchos especulan con un nuevo premio anhelado desde siempre por el exministro: la embajada de España en la Santa Sede.

Por un efecto dominó, el PP solicitó después también el aplazamiento de la constitución de la Comisión Mixta para el Tribunal de Cuentas. Los socialistas difundieron el rumor de que los populares pretenden reubicar en este órgano a Fernández Díaz.

En vista de como ha crecido el embrollo sobre su candidatura, el exministro ha trasladado a la dirección de su grupo que no quiere ser "un problema" y que está dispuesto a renunciar a la presidencia de comisión.

Comenta esta noticia
Update CMP