Primarias: ¿cuándo y para qué? Faltan Ciudadanos, Vox, Som...

Algunos concejales valencianos de Ciudadanos han competido con Garicano, mientras el PP sigue sacando nombres de candidatos locales y Vox retrasa tanto sus primarias que al final...



El PSPV-PSOE fue el más madrugador. En otoño cerró sus primarias locales. Y las autonómicas...¿para qué, si ya tiene a Ximo Puig? De entre los minoritarios, Contigo también destacó como precursor. Después se han lanzado Podem a escala autonómica con el modelo telemático, para refrendar a un ilusionado Rubén Martínez Dalmau que parece destinado a liderar una debacle. Luego, Esquerra Unida, para decidir qué peones sitúa en listas conjuntas con otros partidos si fructifican las negociaciones para pactos. Y ahora Compromís ha iniciado su complejo proceso que pende de cuotas de partidos y género.

¿Y el resto? Som Valencians en junio del pasado año trató de avanzarse con sus primarias en la ciudad de Valencia al resto de formaciones. El proceso, más que fortalecer debilitó, hasta el punto de que acabó en punto nulo, intento de segundo saque y al final el juez de silla decidirá, si seguimos con el símil tenístico. En este caso, posiblemente la asamblea. En breve.

Aunque eso dicen todos. Lo cierto es que Ciudadanos sí que ha cumplido con los procesos rápidos. Tanto que la apertura del voto telemático para ungir a Luis Garicano como cabeza de lista al Parlamento Europeo ha cogido a muchos desprevenidos. La escasez de tiempo ha propiciado que a los menos atentos se les pasara el plazo para participar. Eso sí, entre los que más avispados han estado destacan dos concejales de l'Horta: Jesús Gimeno, de Massamagrell (no confundir con el edil del mismo nombre y apellido de Moncada), y Vicente Calatayud, de Godella.

Un concejal de Massamagrell y otro de Godella han competido con Garicano en las primarias por liderar la lista de Ciudadanos al Parlamento Europeo

No solamente han estado pendientes, sino que se han postulado y han participado como rivales de Garicano en las primarias. Han estado entre ese nutrido grupo de 235 afiliados que han optado a encabezar el listado a sabiendas de sus nulas posibilidades. Garicano sumó 3.711 votos; el segundo, el murciano Florentino del Barco, 95. No hace falta decir más ni dar otros resultados.

En cualquier caso, ha servido de ensayo. Ahora, con la misma rapidez aunque con algo más de tiempo para votar, anunciará la dirección nacional la apertura del proceso telemático para escoger al candidato a abanderar las listas autonómicas. Veremos qué rivales aúpan (sí, porque sus posibilidades son casi tan nulas como las de los contendientes de Garicano) a Toni Cantó como aspirante a presidir la Generalitat. Y acto seguido vendrá la reválida para Fernando Giner en Valencia.

Por su parte, Vox está haciendo como Som, alarga tanto el proceso que, al final, se les puede echar de tal manera el tiempo encima que le dará la excusa perfecta para anunciar que no hay primarias por, precisamente, falta de tiempo.

Vox está haciendo como Som, alarga tanto el proceso que, al final, se les puede echar de tal manera el tiempo encima que le dará la excusa perfecta para anunciar que no hay primarias por, precisamente, falta de tiempo

Ahora el partido está pendiente de la dirección del máximo órgano nacional en una cita que tendrá lugar dentro de dos semanas. A partir de ahí, y con el beneplácito de los jerifaltes nacionales, puede ratificar a José María Llanos como candidato a presidir la Generalitat y a otra persona de su confianza como aspirante al ayuntamiento de Valencia. El método de la designación.

El mismo que utiliza el PP para escoger a sus candidatos. En el caso de los municipios, con el refrendo de las ejecutivas locales. Por cierto, ya que hace unas semanas recopilábamos candidatos en l'Horta, ahora añadimos tres nombres más: Bartolo Vila en El Puig, José María Musoles en Godella y Gema Blat en Vinalesa. Todos debutantes al frente de la candidatura de su formación.

Al final, de una manera o de otra, mediante primarias o saltándoselas, todos los partidos llegarán con sus listas a las elecciones y el frenesí de la campaña hará que se olvide esa disputa previa interna. Otra cuestión es que unas primarias, bien organizadas, logren unir al partido y motivar para apuntalar la citada campaña o, por el contrario, dejen heridas sin curar. El tiempo y la capacidad de liderazgo de cada cual sentenciarán.

Comenta esta noticia
Update CMP