Els Minyons, Valencia tuvo policía mucho antes que Cataluña o País Vasco

Els MInyons fueron un cuerpo de guardia contra malhechores que se creó en el siglo XVI y se mantuvo hasta bien entrado el XIX. Gozó de uniforme propio con predominio del color azul.

A pesar de que catalanes y vascos presuman de cuerpos propios de Seguridad, es decir, policía autonómica, lo bien cierto es que en el Reino de Valencia dispusimos de policía propia mucho antes que ellos. Fueron los denominados Minyons (quizás la industria del cine buscase en valencia el nombre para los personajes amarillos del malvado Gru).

La singularidad valenciana surgió en 1622 como un cuerpo de vigilancia dependiente de la Generalitat del Reino de Valencia. Su objetivo era el de perseguir a malhechores y ayudar a la justicia. Curiosamente, tenían la obligación de recorrer cada mes todo el Reino, toda la Comunidad Valenciana, para “limpiarlo de malhechores”.

Este cuerpo policial recogía iniciativas anteriores menos estructuradas cuya raíz habría que remontar a 1399, denominados la Guaita. Sin embargo, este cuerpo de vigilancia operaba solo en la ciudad de Valencia.

Els Minyons, como no podía ser de otra forma, disponían de un uniforme propio y característico donde predominaba el azul, sobre todo en detalles de la casaca y en los pantalones. Entre sus atribuciones también se encontraba la de vigilar los bosques, por lo que algunos los han tendido a identificar como antecesores de la Guardia Civil.

Y como suele ocurrir siempre en la historia, la verdad se acaba imponiendo a la ideología. Contrariamente al parecer de algunos, ni Felipe V ni el Decreto de Nueva Planta acabó con algunas particularidades del Reino, sino más bien todo lo contrario. El nuevo rey, a través del gobernador Felix de la Croix de Chevrieres, impulsó el cuerpo y lo llevo a su prestigio más alto durante toda su vida. E irónicamente, para volver a golpear a los políticos de nuevo cuño, fue la Revolución del 68 (la de 1868, no la de 1968, no vayan a enfadarse los defensores de las revueltas parisinas) la que liquidó un cuerpo centenario y propio de los valencianos. El proceso centralizador de las atribuciones policiales vino de la mano de los progresistas, dejando huérfana a la Comunidad Valenciana de su propia y singular policía.

El nombre de este cuerpo de policía valenciano podríamos rastrearlo hasta el mismísimo Ausias March, que en alguno de sus escritos se refiere “als vells i jovens minyons”. Desde entonces, esa palabra servía para denominar a soldados de tropa que se dedicaban a cuidar bosques.

Si pasean hoy día por Valencia ciudad, podrán respirar la espiritualidad de este cuerpo policial genuinamente valenciano cuando paseen hasta la plaza del Parterre y se detengan en la escultura de Jaime I. En su interior se encuentra escondido el gorro de uno de los últimos Minyons, Rafael Martí, cuyo caballo sirvió de modelo al escultor para llevar a cabo la obra. Dos símbolos valencianos en una sola escultura.

Vicente Javier Más Torrecillas. Doctor en Historia. Académico de la Real Academia de Cultura Valenciana.

Comenta esta noticia
Update CMP