23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así fue la conversación secreta entre Iglesias y Junqueras en la cárcel

La transcripción íntegra de la reunión privada en Lledoners entre Pablo Iglesias y Oriol Junqueras. Un documento impactante que revela todas las claves y sus decisivas consecuencias.

 

 

El Pato Cojo ha podido acceder en exclusiva a la larga conversación mantenida este viernes por Pablo Iglesias y Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners en la que, supuestamente, se pactaron los Presupuestos Generales del Estado, las alianzas para la Generalitat y La Moncloa, la invasión de Marte y empezar a llamar "gordo" a Donald Trump en público.

La siguiente grabación fue obtenida por un funcionario de prisión muy afectado por el sobrepeso de Pablo Iglesias, que ha cogido casi veinte kilos por su reciente paternidad, en lo que tiene aspecto según los observadores de ser un embarazo psicológico paralelo al de Irene Montero para mostrarle su apuesta por la igualdad y compartir la carga. 

"O eso o es que se pone hasta el ojal de barbacoas en Galapagar", asegura un dietista a este medio. En rigurosa exclusiva, difundimos pues una transcripción literal del encuentro:

En Lladoners se come y se vive muy bien. Casi estoy porque me condenen por rebelión y descansar unos añitos

- Hombre Oriol, qué bien te veo.

- Y yo a ti Pablo, te estás poniendo como un tejón, supongo que comes en nombre de toda la gente, claro...

- Tú tampoco estás nada mal, querido amigo. ¿Es verdad que aquí en Lledoners se zampa tanto y tan bien?

- Cuando salga de aquí voy a rebautizar la cárcel, con eso te lo digo todo: se va a llamar Can Lledoners o El Bulli de Oriol.

- ¿Y el resto?

- Bien, también hay cancha de tenis, aunque se me da mejor el drive.

 

 

- No no, decía el resto de héroes del procés. ¿Están bien en la cárcel?

- ¿Pero quién está en la cárcel?

- Vosotros coño, Oriol, que disteis un Golp... un proceso de libertad reprimida.

- Claro, perdona, que se me olvidaba que estaba prisión. Es que aquí se vive muy bien, te dejan repetir las veces que quieras, sales al patio con los muchachos, puede venir a verte todo quisque las veces que quieras, hacemos fiestas cuando nos apetece... te voy a decir una cosa, que casi estoy deseando que me condenen por rebelión y pasar así unos añitos.

- Te entiendo perfectamente. La represión española es como un parque de atracciones, pero hay que exagerar para que mis antiguos vecinos de Rivas se sientan oprimidos y nos voten. Pero puedes tener lo mismo sin necesidad de quedarte a dormir en una celda. Mírame a mí, que vivo en un casoplón en la sierra, tengo escolta policial en casa las 24 horas sin pagar a Securitas Direct y encima me sigue queriendo la gente.

- Bueno, tú dijiste que ibas a mejorar la vida de todo el mundo...

- Y lo voy a hacer, he empezado por los que me pillan más cerca: yo mismo, Irene, Monedero... Es un sacrificio, no creas, probamos primero con nosotros mismos para ver si funciona y luego ya si eso lo extendemos a los de abajo.

- Vas a tener que recalificar media Sierra madrileña para hacer mansiones para todos. Bueno, al grano, ¿qué quieres Pablo?

 

Iglesias, ajustándose los pantalones tras el vis a vis

 

-  Con algo de picar me llega. Una de jamón, unas cigalas, su poquito de pescaíto frito y unos torreznos, con eso nos apañamos que son las cuatro y acabo de comer.

- Ahora traen algo, pero me refería a los presupuestos.

- Ah bueno, que me los apruebes.

- No es tan fácil Pablo.

- Sí lo es, con que eches aquí una firma ya está, ni te los tienes que leer. Y te he hecho un resumen en medio folio adaptado a Rufián para que pueda defenderlo en el Congreso sin tener que estudiar antes mucho, que le duele la cabeza.

- Por Gabriel no te preocupes, no necesita saberse las cosas para salir ahí y llamar joputas y fachas a todos.

- Ya ya, el otro día estábamos discutiendo una proposición no de ley en apoyo a los de abajo y se le escapó también... va a piñón fijo le eches lo que le eches.

-Ya traen el aperitivo.

- Muy bien. Camarero, si eso traiga también dos botellas de Vega Sicilia, sin vasos, que yo bebo a morro como los de abajo. Y otra de torreznos, que se nos queda corto el piscolabis.

- Los apruebo si le decís al fiscal que rebaje las peticiones de condena.

- Eso está hecho.

- ¿Seguro? No veo yo  a Sánchez logrando algo así.

- Pedrito manda menos que un chanquete en un estanque de tiburones. Ya me encargo yo. Hablando de chanquetes, camarero, traiga una bandeja.

- ¿Y cómo lo vas a hacer?

- Hablando con Baltasar Garzón, que es el jefe en Justicia, con la chica ésa que ha puesto para llamar maricón a Marlaska y reírse con las extorsiones de Villarejo. Es perfecta. Dalo por hecho.

 

 

- Me preocupa Puigdemont...

- No te preocupes, le vi el otro día y está fenómeno. Aprendiendo francés a tope, practicando la secesión en su vecindario con los chalés de al lado y pegándose un exilio cojonudo...

- No, si lo que me preocupa es que esté tan bien. Solo podemos quedar uno. O él me come a mí o yo a él...

- Si es de comer, yo puedo ayudar, que estoy que me zampo a un tío cagando y a otro esperando.

- Vaya poeta estás hecho...

- El poeta del pueblo, el Miguel Hernández del suburbio, el Valtonyc de Guadarrama, el Lorca del Extrarradio, el Neruda de los de Abajo...

Pedrito manda menos que un chanquete en un estanque de tiburones. Ya me encargo yo con Garzón

- Calla que me están dando ganas de darte una guantá...

- Menos mal que sé que el procés es pacífico y que tú me tienes mucho afecto. He visto esos preservativos en la mesilla y me he sentido halagado, pero no hemos venido a eso, mi Junqui...

- ¿Seguro? Yo no fuerzo nada, pero si quieres los presupuestos aprobados....

- Venga, tú fírmamelos, pactamos también gobernar juntos la Generalitat y La Moncloa y luego lo celebramos a lo loco, pirata.

- Vale, bandido.

Comenta esta noticia
Update CMP