27 de junio de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los detalles más jugosos y la gran ausente en la boda de la Familia Real inglesa

El listón estaba muy alto después del enlace, hace apenas cuatro meses, del Príncipe Harry y Meghan Markle en la misma iglesia, pero al final ha habido para todos los gustos y colores.

La Familia Real Británica está de celebración. Eugenia de York y Jack Brooksbank se han dado el 'sí, quiero' en la Capilla de St. George, la misma en la que en mayo celebraron su boda el Príncipe Harry y Meghan Markle. 

Esta nueva boda real de la hija del Príncipe Andrés y Sarah Ferguson tenía una difícil tarea pues los actuales Duques de Sussex dejaron el listón muy alto. Para conocer todos los secretos y curiosidades la experta en bodas y wedding planner, Ana Suero, más conocida como Señorita O'hara,  ha dado estas claves que han hecho de la boda de Eugenia de York y Jack Brooksbank algo único: 

El día amaneció con muchísimo viento, por lo que las invitadas pasaron momentos complicados con sus tocados y faldas durante el paseíllo a la Iglesia. El clima es uno de las pocas cosas que no se pueden controlar en una boda y en la de este viernes el viento ha querido dejar su huella. 

La decoración floral de la boda de los Duques de Sussex con esos maravillosos arcos de Philippa Craddock había dejado el listón altísimo, pero la decoración de esta boda también ha sido divina. Un acierto la elección de tonos otoñales, que son muy elegantes. Un acierto seguir con la tendencia de las últimas temporadas de decorar profusamente el exterior de la Iglesia. En esta ocasión, los novios han apostado por mucho verde y flores variadas en tonos rojizos, anaranjados y rosas, acompañadas por varios arbolitos a lo largo de la escalinata y los laterales de la entrada. La decoración interior ha ido en la misma línea que la exterior.

Ha sido una boda unplugged, puesto que todos los invitados han tenido que prescindir de cámara y móvil.

La novia estaba más guapa que nunca con un majestuoso vestido de larga cola firmado por dos diseñadores: Peter Pilotto y Christopher de Vos. El traje ha sido realizado en un tejido elaborado especialmente para ella y ha lucido, en vez de la tiara de su madre, una de las tiaras preferidas de la Reina Madre y la Reina Isabel II, con esmeraldas. Eugenia de York ha decidido seguir la tradición real de llevar mirto, pero ha prescindido del velo, algo novedoso en las bodas reales. 

El novio, acompañado en todo momento por su hermano, se ha mostrado emocionadísimo, incluso no ha podido contener las lágrimas mientras esperaba a la novia.

La entrada de la novia ha sido diferente a la de Meghan Markle, ya que, acompañada por su padre, el Príncipe Andrés, se ha encontrado con el novio en el interior de la Iglesia y luego se han dirigido al altar por separado, cada uno con su padrino.


Tanto Meghan Markle como Kate Middleton han entrado muy rápido para no robarle protagonismo a la novia. Las dos iban muy guapas; Meghan con un abrigo azul de Givenchy y Kate con un vestido de color frambuesa firmado por Alexander McQueen. La elección de Kate en esta boda ha sido más acertada que en el caso de la boda de sus cuñados, en la que lució un vestido color crema.

Otra de las protagonistas de la boda ha sido la madre de la novia, Sarah Ferguson, con un vestido de Emma Louise verde y original sombrero. Como detalle especial, ha lucido el clutch de Manolo Blahnik que llevó su madre en su boda. Tan natural y espontánea como siempre, Sarah se ha parado a saludar a la gente antes de entrar en la capilla. 

Beatriz de York, dama de honor, ha aparecido más comedida que de costumbre con un vestido y turbante de color azul Klein. La hermana de la novia ha querido leer unas palabras a los novios y asistentes. 

El Príncipe Carlos en esta ocasión acudió solo, ya que la Duquesa de Cornualles ha sido la gran ausente.

Finalmente sí acudió el Duque de Edimburgo, que era duda, acompañando a la Reina Isabel II. Asimismo, Pippa Middleton, pese a estar a punto de dar a luz, ha decidido acompañar a los novios en su día. 

Los niños de arras, muy discretos de blanco, iban vestidos por la española Amaia Arrieta y con un fajín estampado por el artista Mark Bradford. En esta ocasión no ha ido Kate Middleton acompañando a sus hijos, ya que se ha mantenido más en un segundo plano. 


Los momentos más emotivos de la boda han sido la espera del emocionado novio con su hermano, la llegada de la novia (uno de los momentos estelares de todas las bodas), la lectura del fragmento del Gran Gatsby que ha realizado Beatriz de York, y el Ave María de Bach. Gounod y Panis Angelicus interpretadas maravillosamente por Andrea Bocelli. 

Muchos invitados célebres, como Demi Moore, Naomi Campbell, James Blunt, Kate Moss, Liv Tyler, no han querido faltar al enlace.  

Aunque más conservadora que la boda del Príncipe Harry, todos los detalles han hecho de la de Eugenia de York y Jack Brooksbank una ceremonia bonita y emotiva, que entre todos los aspectos, es el más importante de una boda. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP