24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El milagro de los panes y los peces de Vox: pasar de 47.000 votos a 3,2 millones

Abascal y Ortega Lara el pasado fin de semana en un acto en Leganés.

Abascal y Ortega Lara el pasado fin de semana en un acto en Leganés.

Las encuestas dan escaños a Vox en circunscripciones donde en las anteriores generales ni siquiera se presentó por falta de candidatos o donde lo hizo y obtuvo unos pocos cientos de votos.

La campaña arranca oficialmente este jueves a medianoche con la gran incógnita de hasta dónde puede llegar Vox, un partido al que en las anteriores elecciones generales votaron 46.781 personas en toda España, el 0,2 %, y al que el CIS sitúa ahora en un porcentaje de voto del 11,9% y más de 3,2 millones de votantes detrás.

En aquellos comicios quedó en la posición número 13, por detrás de PACMA y de una ya para entonces casi desaparecida UPyD; ahora los de Santiago Abascal le disputan a Unidas Podemos la cuarta plaza e, incluso, no descartan quedar también por delante de Ciudadanos. Terceros. 

Vox es firme candidato a obtener escaños en 22 circunscripciones, 10 de ellas de las pequeñas

Lo más sorprendente del fenómeno Vox es que la formación aspira a escaños en circunscripciones donde hace tres años ni siquiera presentó candidatura porque no tenía gente para hacerlo, y en otras donde la presentó pero apenas recibió un puñado de votos, unos cuantos cientos a lo sumo. El CIS le da entre 29 y 37 escaños repartidos en 22 provincias. Y de ellas, diez tienen en juego cinco escaños o menos: desafiando al voto útil. 

En Barcelona Vox no se presentó en 2016 y ahora la macroencuesta le da hasta tres diputados, por delante del PP, con uno. En toda Cataluña votaron a Vox en aquellas generales la cifra minúscula de 197 personas, porque los de Abascal únicamente presentaron lista en Lérida. 

En Murcia el partido verde compite por dos escaños, hablando de tú a tú al PP. Hace tres recibió de aquella circunscripción 2.594 votos, con un porcentaje del 0,36%. Aunque pueda parecer mínimo, fue de los mejores resultados que obtuvo en toda España. 

En todo Madrid Vox no llegó en 2016 ni al 0,5% de porcentaje de voto (16.608 votos) y ahora cree que puede conseguir hasta cuatro diputados, que serían el propio Abascal, Javier Ortega, Iván Espinosa de los Monteros y María de la Cabeza

En Baleares el CIS estima que Vox puede quedar por delante del PP y sacar entre uno y dos escaños, un partido que ni siquiera se presentó a las generales de 2016 en dicha circunscripción por falta de estructura y de voluntarios. 

Tampoco se presentó en Palencia ni en Salamanca, y esta vez el CIS vaticina que podría conseguir un diputado en cada una. Sumados, sin salir de Castilla y León, a otro en Valladolid, donde en 2016 sumó no pasó de 1.068 votos, y León, donde tuvo 605.

En toda Castilla-La Mancha recibió en las anteriores generales 1.813 votos, y ni siquiera pudo presentarse en Albacete ni Ciudad Real. Y ahora podrían conseguir un escaño en Guadalajara, Toledo, Ciudad Real y Cuenca, en todas salvo Albacete. 

En Andalucía únicamente se le resisten, según el CIS, Huelva y Córdoba

En Andalucía Vox aspira a entre siete y ocho escaños, en una tierra donde, su raquítico récord de 2016, fueron 2.176 votos en Sevilla y 1.855 en Málaga. Y ahora únicamente se le resisten en las encuestas Huelva y Córdoba, porque en las demás el CIS les da representación tras el 28 de abril.

En la Comunidad Valencia, otrora feudo inexpugnable de los populares, Vox está en disposición de conseguir escaños en las tres provincias, puede que hasta dos en Valencia y Alicante, cuando hace tres años tuvo el 0,24% y el 0,23% de porcentaje de voto, respectivamente.  

En todo Aragón sumó, en las anteriores elecciones, 1.924 votos. De hecho en Teruel ni siquiera se presentó. Ahora Vox tiene al alcance de la mano un diputado por Zaragoza.

En Ceuta hay únicamente un escaño en juego y, sorprendentemente, el partido milagro se lo disputa a PP y PSOE, cuando hace tres años tuvo en la ciudad autónoma 141 votos. 

En Galicia, territorio de Alberto Núñez Feijóo y tierra natal de Mariano Rajoy, que en 2016 era el candidato del PP, entonces Vox solo se presentó en La Coruña, no en Orense, Lugo ni Pontevedra. Y sumó únicamente un millar de votos. Ahora los multiplica y puede ganar un diputado por La Coruña.

Y en Canarias, donde los de Abascal tuvieron un porcentaje de voto del 0,18% en 2016 y únicamente en Las Palmas, porque en Santa Cruz de Tenerife ni se presentaron, esta vez tienen opciones de escaño en ambas. 

Se le resisten, según el CIS, Extremadura, Asturias, Cantabria, Melilla, La Rioja y el País Vasco. Pero no hay nada escrito para un partido que ha pasado de cero a cien en tres años.

Comenta esta noticia
Update CMP