18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

El Canadiense, un lodge en el centro de Madrid

Con un estilo rústico que nos traslada a una cabaña en la montaña, la cocina non stop del primer restaurante de Madrid con inspiración canadiense trae platos típicos y reinterpreta clásicos.

Canadá siempre ha sido un destino deseado por su naturaleza espectacular, con las Montañas Rocosas y sus grandes lagos, aunque ha sido el Primer Ministro Justin Trodeau quien ha puesto a Canadá de moda, reflejo de su apertura y su multiculturalidad, mezcla de sus raíces inglesas y francesas, y sus grandes poblaciones de asiáticos, principalmente chinos e indios. 

Esta diversidad cultural se refleja en su gastronomía, principalmente norteamericana, pero con un punto extra de creatividad y sabor. Esta esencia del país ha quedado impregnada en El Canadiense, la nueva apuesta gastronómica de Carlos Moreno Fontaneda, empresario madrileño y miembro de la conocida familia galletera. Tras el éxito de sus locales anteriores: Bar Galleta, El Perro y La Galleta, y Raro Rare, el hostelero acaba de inaugurar su cuarto restaurante en Madrid, un sitio ideal para los meses de frío que se avecinan.

Carlos se enamoró del estilo de vida canadiense, su gente abierta y multicultural y los toques desenfadados de su oferta gastronómica. Ese espíritu de las montañas y los grandes lagos y de gastronomía americana con toques franceses y asiáticos es su apuesta, pero a la vez mantiene los platos que han hecho famoso al Bar Galleta.

El nuevo local, situado en los bulevares madrileños entre Chamberí y Malasaña, nos hace pensar que podríamos estar en una cabaña de madera y piedra en medio de Canadá. Maderas gastadas por el tiempo, muebles de época, mucha vegetación y multitud de objetos nos recuerdan a Canadá, como los ciervos, renos y hojas de arce.  Nuevamente, un estilo de decoración agradable y confortable en un local con mucha luz natural para sentirnos acogidos. La iluminación nocturna hace que sea un local perfecto para una cena romántica. La distribución cuenta además con un pequeño “reservado” para diez personas, que simula un acogedor invernadero y es ideal para reuniones de amigos.

El Canadiense propone una oferta gastronómica mixta con una cocina en horario non stop. En su carta, se pueden encontrar, por un lado, platos de inspiración canadiense como el poutine, patatas fritas con salsa gravy y queso;  el tourtiere pastel de carne canadiense; y, por supuesto, las hamburguesas de carne y las especiales de pollo y pescado con toques asiáticos, además de distintas recetas preparadas con el ingrediente estrella, el sirope de arce. Tampoco podían faltar los clásicos platos del Bar Galleta y enseña de la casa, como las berenjenas rebozadas en galleta, los “chicken popcorn” rebozados en galleta, y la tarta de mamá.

En cuanto a la carta de postres, los canadienses adoran el dulce contundente y disfrutan a cualquier hora de tartas y pasteles, como la pecan pie, la key lime pie, la ruibarb pie o el apple crumble, una oferta variada de tartas que se pueden disfrutar también como  desayuno o merienda. El Canadiense ofrece también desayunos con tostadas, bollería, pastelería y huevos al gusto, siguiendo el éxito de los desayunos de El Perro y la Galleta.

El Canadiense: Calle Carranza 10 – 28004 (Madrid).T: 669 465 886

Precio medio: 20 euros - www.elcanadienserestaurante.com

Comenta esta noticia
Update CMP