27 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El guardia civil de Mediaset destapa la cara oculta de Hugo y confirma sospechas

Hugo Sierra entró en una dinámica complicada estando en Honduras.

Hugo Sierra entró en una dinámica complicada estando en Honduras.

Ya se veía que algo pasaba desde fuera pero desde dentro la cosa tiene muchos más detalles y no menos morbo. Eso sí, no fue él quien sacó de quicio al más pintado a pesar de los pesares.

Después de su sonada y sorprendente victoria y volviendo poco a poco a la realidad, Jorge Pérez analizó en Sálvame su paso por Supervivientes y también la relación que mantuvo con sus compañeros.

De hecho, una de las escenas más sonadas de la gran final, en la que el guardia civil se proclamó ganador por un amplio porcentaje, fue la ausencia de Hugo Sierra, que quedó cuarto. El uruguayo no quiso participar tras ser eliminado a las puertas, precisamente en su duelo contra Jorge.

Así, el ganador desveló cómo fue su relación con Hugo durante toda la estancia en Honduras: “Ha sido una persona con la que he tenido mucho trato. Hay una parte de su concurso en que se vuelve oscuro”, relató.

Todos sabían que al uruguayo siempre le había gustado tener momentos de soledad, alejado de sus compañeros, y que no era raro. “Pero hubo un momento en que su carácter solo cambia cuando gana una recompensa o una prueba”, explicó Jorge.



¿Y qué pasó tras la gran final, a la que Hugo prefirió no acudir? Jorge asegura que no fue hasta el día siguiente cuando su compañero se dirigió a él: “Me dio la enhorabuena y se disculpó por no haberme felicitado el día anterior. Me dijo: Ya sabes cómo soy”.

A todo esto, Jorge se caracterizó por no perder nunca los nervios durante el concurso. Pero si hubo una persona que a punto estuvo de sacarle de quicio, fue José Antonio Avilés. El ganador de Supervivientes reconoció, en tono de broma, que en alguna ocasión “le hubiera metido la cabeza debajo del agua”.

Cuenta que ya desde antes de ir a Honduras, cuando coincidieron por primera vez en el hotel, Avilés ya estaba protagonizando sonadas broncas. Además, también le chocaban ciertos comentarios, ya que parecía que su compañero conocía a todo el mundo y tenía contactos en todas partes: "Es un muchacho con un talento y una imaginación que, si los utilizase para escribir guiones, algún Goya recibiría", sentenció entre bromas y veras.

Comenta esta noticia