24 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

7 rutas para conocer los pueblos que elaboran nuestros mejores vinos

Nuestro país ofrece un sinfín de experiencias únicas. Una ellas es combinar el turismo rural y el enoturismo en una sola escapada

1. Ruta del vino de La Rioja

La Rioja Alavesa es una comarca que además de ser mundialmente conocida por la calidad de sus vinos, esconde un patrimonio histórico, artístico y religioso impresionante que abarca desde antiguos dólmenes de mas de 5.000 años hasta las construcciones mas vanguardistas. Entre los lugares que no hay que perderse destaca Laguardia declarada Conjunto Monumental por su conjunto urbano medieval rodeado de murallas, casas señoriales como la del fabulista Samaniego, la casa de la Primicia y el Pórtico de la iglesia de Santa María del siglo XIV. Visita obligada es también el municipio de Elciego, donde  en medio de los viñedos nos encontramos con el insólito el complejo diseñado por Frank Gehry para las bodegas del Marqués de Riscal, hoy convertido en un hotel.

 

2. Ruta del vino en la Ribera del Duero

Aranda de Duero, Roa y Peñafiel son las tres paradas imprescindibles para conocer en profundidad las bondades de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Vestigios románicos, fortalezas que crecieron al amparo del río Duero, monasterios con varios siglos y una gastronomía donde el lechazo es el protagonista, son algunas de las ofertas que te encontrarás en esta escapada. 

 

3. Ruta del vino en el Priorat

Los vinos de esta comarca situada en la provincia de Tarragona han alcanzado una enorme reputación por lo peculiar del paisaje donde crece la vid. La complicada orografía del terreno fomenta la existencia de pequeñas bodegas que se mezclan con los olivos y con las tierras de pizarra que aportan a estos vinos su carácter único. El conjunto histórico y paisajístico de Siurana y La Vilella Baixa conforman un enclave privilegiado desde el que emprender excursiones a pie por los caminos que ascienden hasta la parte alta de Macizo de Montsant, declarado parque natural por la Generalitat de Cataluña en 2002. 

 

4. Ruta del vino de La Mancha y Valdepeñas 

Temperaturas extremas y suelos pobres. Así son las tierras donde nace el vino de estas denominaciones de origen que le deben parte de su fama a un personaje ilustre de nuestra literatura: Don Quijote de La Mancha. Desde Quintanar de la Orden en Toledodonde merece la pena una parada para admirar el Palacete de los Rada, del siglo XVIII y la plaza de toros del siglo XIX hasta Santa Cruz de Mudela, en Ciudad Real, con sus seis iglesias y ermitas, se recorre un itinerario repleto de fincas que atesoran los mejores vinos de la zona. El Museo del Vino de Valdepeñas será el lugar perfecto para descubrir los secretos de la cultura de vino manchego si no dispones de mucho tiempo. Localizado dentro de una antigua bodega, data de 1901 y en él encontrarás tinajas de crianza, pozos de la tierra y fotos de la vendimia que se remontan a 1959.

 

5. Ruta del vino en el Penedés

Situada cerca de Barcelona, esta ruta es junto a la de Jerez una de las más visitadas de España. Uno de sus mayores atractivos son las bodegas de cava que se reparte por todo el litoral. Penedés se conoce como la "ciudad del vino" por su interés enoturístico pero es en Sant Sadurni d'Anoia donde se concentra el 90% del cava que se produce en España. En esta ruta, además de los vinos de Cataluña, descubrirás su historia a través de sus monumentos, su arquitectura y la riqueza natural de sus parajes naturales. 

 

6. Ruta del vino y el Brandy Marco de Jerez

La ruta discurre entre las localidades de Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera. Las bodegas, conocidas como las Catedrales del Vino por su majestuosidad, se convierten en auténticos santuarios donde parece que no avanza el tiempo. La belleza de esta tierra y su gastronomía te seducirán desde el primer momento. Medio millón de visitantes ya la han recorrido en lo que va de año. 

 

7. Ruta del vino por las Rías Baixas

Está formada por más de un centenar de propuestas entre las que se encuentran más de 50 bodegas visitables y otro tantos restaurantes con encanto. La denominación de origen se extienden entre las provincias de Pontevedra y A Coruña abarcando poblaciones como Cambados, un histórico enclave esculpido en granito junto a la ría de Arousa y O Rosal donde no hay que perderse los molinos del Folón y del Picón: 67 molinos de agua declarados Bien de Interés Cultural desde 1998

Comenta esta noticia
Update CMP