30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Colau se "carga" la Navidad y levanta ampollas entre sus ciudadanos

Colau y Carmena  quieren una Navidad laica en Barcelona y Madrid.

Colau y Carmena quieren una Navidad laica en Barcelona y Madrid.

Ada Colau promociona en Barcelona el solsticio de invierno para alejar las tradiciones religiosas del plano municipal mientras Carmena sufre presiones para mantener la tradición del belén.



Ni son monstruos, ni son verdes pero, como el personaje del famoso cuento infantil de 1957 ¡Cómo El Grinch robó la Navidad!, los llamados "alcaldes del cambio" parece que también odian la Navidad. Las propuestas laicas de sus consistorios para celebrar estas fechas dejan en evidencia las ganas que tienen de romper las tradiciones españolas más arraigadas. Primero se metieron con los toros, luego con la Semana Santa y ahora les llega el turno al belén y a las luces. 

La que más reparos ha puesto a los festejos navideños ha sido la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, que ni corta ni perezosa quiso borrar la Navidad de los planes de la ciudad invitando a los ciudadanos a celebrar el próximo "solsticio de invierno", según publica en la web navideña del propio Ayuntamiento.

Colau y los suyos dejan claro "que hay maneras alternativas de vivir la Navidad", "sin potenciar los aspectos más consumistas" y por supuesto, "en una fiesta integradora". El Consistorio se refiere a las fechas navideñas sin hacer una sola referencia al espíritu religioso en el que se asientan. Para ellos "con el solsticio de invierno celebramos, por tanto, el triunfo de la luz sobre la oscuridad, en un momento que anuncia que la primavera llegará pronto".

Lo dejó entrever en el mes de octubre cuando decidió retirar la tradicional pista de hielo que impulsaba uno de los mayores ejes comerciales de la Ciudad Condal durante la Navidad y lo confirmó cuando intentó restar protagonismo al alumbrado callejero. Pero ambas acciones no eran más que un tanteo. Al final, las luces se encenderán el próximo viernes 27 de noviembre para acallar las quejas del sector comercial y el pesebre de la plaza de Sant Jaume se quedará, aunque con un aire más urbano del que tenía. Se respetará la Cabalgata de la tarde del 5 de enero pero los tradicionales pajes darán consignas a los niños para hacer demandas "responsables". Las actividades tradicionalmente congregadas en la plaza Cataluña se repartirán por toda la ciudad.

"Actividades relacionadas con el reciclaje y la sostenibilidad, espectáculos de magia, marionetas y circo...todo junto para vivir el solsticio de invierno" son los actos que el Ayuntamiento anuncia a partir del 19 de diciembre, tres semanas más tarde que otros años, para este centro neurálgico navideño. Miguel Ángel Fraile, secretario general de la Confederación de Comercio de Barcelona, se mostró escéptico con los cambios: "Hay que ver si son capaces de atraer a tanta gente, es diferente y sugerente, habrá que verlo". De momento, en las redes sociales la última ocurrencia de Ada Colau generó un buen puñado de comentarios irónicos y burlescos que mostraban el descontento de buena parte de sus ciudadanos.

Fiesta multicultural en la capital

La homóloga de Colau en Madrid, Manuela Carmena, también levantó ampollas entre los madrileños por sus reformas del programa navideño. Incluso personajes públicos como Tamara Falcó, hija de la conocida Isabel Preysler, emprendió una campaña bajo el título Respetar la tradición de los belenes para que Carmena no se los llevara por delante en su intención de no dar prioridad a las tradiciones católicas. 

Finalmente la alcaldesa de Madrid cedió ante la presión popular e instalará cuatro belenes municipales en la capital aunque de menores dimensiones. El tradicional belén del Palacio de Cibeles ocupará solo 3 metros cuadrados en vez de los 50 metros cuadrados de otros años y mermará considerablemente el número de piezas que pasará de 200 a 30 unidades. 

Un karaoke chino, la ceremonia del kimono japonés, poesía serbia, danzas griegas, cine coreano y degustación de comida árabe completarán el programa navideño de Carmena que poco tiene que ver con la Navidad. 

Recortes en Cádiz, Zaragoza y A Coruña

Sorprende que el alcalde de Cádiz, José María González "Kichi", no se haya pronunciado a este respecto pero sí lo hizo su concejal de fiestas, también de Podemos, que anunció que este año el Consistorio no patrocinará ningún Nacimiento. Aunque lo cierto es que el Ayuntamiento gaditano no acostumbra a montar un belén propio como sucede en otros municipios españoles. 

En Zaragoza y La Coruña, lugares donde también gobiernan las marcas blancas de Podemos, parece que la Navidad se avecina más tranquila. Más allá de recortes en el alumbrado y la decoración de las calles debido a los presupuestos, no habrá cambios sustanciales en los festejos respecto a otros años.

Comenta esta noticia
Update CMP