02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Moncloa se encomienda a que su hombre en ERC mueva hilos y salve a Sánchez

La cúpula de ERC, con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, este jueves tras la sentencia sobre Junqueras.

La cúpula de ERC, con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, este jueves tras la sentencia sobre Junqueras.

El Gobierno y el PSOE cruzan los dedos ante el congreso que el partido de Junqueras celebra este fin de semana. Hay un pulso entre dos sectores y una frenética actividad subterránea.

En la fotografía que encabeza esta información, registrada este jueves tras el espaldarazo de la Justicia Europea a Oriol Junqueras, están todos los que tienen algo de que decidir en Esquerra. Pere Aragonés, el delfín llamado a ocupar la Generalitat; Roger Torrent, el presidente del Parlament, y Marta Vilalta, la nueva portavoz.

Pero hay alguien que en estos últimos días se mueve en la sombra ajeno al ruido. Se llama Joan Tardá. Y trabaja a varias bandas y a contrarreloj para salvar la investidura de Pedro Sánchez.

Y lo hace de cara a un Congreso de ERC que arranca este sábado y en el que las bases -muy poco disciplinadas y mucho más radicalizadas que su dirección-, como en el viejo Coliseo romano, deberá colocar su pulgar. Hacia arriba para llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa; hacia abajo, para poner a España otra vez en la UVI.

"Lo importante es investir ya a Pedro Sánchez para empezar a poder negociar", está repitiendo Tardá desde hace dos semanas a todos sus interlocutores. Y son muchos: el Gobierno, el PSOE, Podemos y el PNV han recurrido a las excelentes relaciones que el exportavoz de Esquerra mantiene con muchos de sus dirigentes en el Congreso y en Madrid. "Necesitamos una ERC con un estilo que se parezca más al de Joan Tardá", llegó a exclamar hace unos días Pablo Iglesias.

Y, junto a estos contactos, la línea caliente que Tardá mantiene con el PSC y con el estos días hiperactivo Miquel Iceta. Y es que el veterano exportavoz trata de contrarrestar el ala mucho más rupturista de ERC y sus juventudes de Arran, peligrosamente próximas a la CUP y a la tesis de la vía radical y unilateral.

 

 

También el denominado Colectivo 1 de octubre, uno de los más rebeldes ha advertido a la dirección: "Exigimos que se paren todas las negociaciones con el PSOE para investir a Pedro Sánchez como presidente mientras Oriol Junqueras no sea liberado para que pueda ser legítimamente investido diputado y resarcido de los perjuicios causados a su persona".

 

Pedro Sánchez, junto a Meritxell Batet, en un encuentro con Joan Tardá.

 

Tardá lleva mucho tiempo allanando la vía de la negociación con el PSOE y haciendo de hombre puente entre Madrid y Barcelona. Discretamente, como lleva operando desde que renunció a repetir como cabeza de lista en las elecciones generales.

Un diputado socialista reconoce a ESdiario que La Moncloa fía gran parte de sus expectativas a que la corriente posibilista -dentro de la radicalidad de ERC- que representa Tardá sea capaz de moverse con éxito este fin de semana por los pasillos del cónclave de la formación de Oriol Junqueras.

Con Junqueras tiene además Tardá una relación privilegiada. Y a eso se aferra La Moncloa. Así lo ha reconocido este viernes la portavoz de Sánchez, Isabel Celaá, que no encuentra obstáculos para que  PSOE y ERC acaben encontrándose en la vía de la política, habida cuenta de que el propio Junqueras se ha pronunciado, en declaraciones a Catalunya Radio, en línea con los socialistas, esto es, a favor de mantener el diálogo.

El Congreso por dentro

Fuentes de ERC han explicado que los militantes han presentado 475 enmiendas a la ponencia política, de las cuales 65 tratan sobre cómo ampliar mayorías y 48 sobre un referéndum, y, después del proceso de negociación de las enmiendas con la dirección del partido, 107 han quedado desestimadas, 368 se han aceptado o transaccionado con el texto inicial y quedan cuatro enmiendas vivas que se votarán en el Congreso.

Varias de las enmiendas que se han presentado a la ponencia van en la dirección de modificar el texto sobre la vía unilateral para buscar la independencia, aunque fuentes de ERC aseguran que ninguna de ellas contenía la palabra "unilateralidad" de manera explícita.

Para buscar un consenso, el partido ha acordado un párrafo que profundiza en esta cuestión que subraya que "hay que asumir que el elemento esencial que decantará la concreción de una vía u otra para alcanzar el objetivo de la república catalana es la correlación de fuerzas con el Estado". 

Si fracasan los tardás de ERC, a Sánchez le aguarda ... el abismo.

 

Comenta esta noticia