19 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey Juan Carlos airea su decepción con Zarzuela tras eludir el "caso Corinna"

El Rey Felipe, con gesto visiblemente serio, escucha a Don Juan Carlos en un acto juntos.

El Rey Felipe, con gesto visiblemente serio, escucha a Don Juan Carlos en un acto juntos.

El juez le ha exonerado este viernes por las revelaciones de la "princesa" y archiva la causa. Pero aún así, las instituciones le han excluido del acto del 40 aniversario de la Constitución.

"Don Juan Carlos tiene la sensación de que se ha convertido en un personaje tóxico, que su presencia es más que molesta, inconveniente". Así se expresa, en declaraciones a ESdiario un exdiplomático destinado durante varios años en La Zarzuela y aún habitual del entorno del Rey Emérito, que este viernes ha recibido una buena noticia: el juez ha archivado la causa por las cintas de Corinna por falta de pruebas, con el consenso de la Fiscalía.

El magistrado Diego Egea estima que "la ruptura de la relación de amistad en el año 2009, según las propias manifestaciones de Corinna, pudo haber motivado el relato de hechos que contra Don Juan Carlos I realizó ante el investigado José Manuel Villarejo", en referencia al polémico excomisario encarcelado.

Según explica De Egea, no se ha encontrado ningún documento que justifique las manifestaciones de la que fuera amiga del Rey Emérito, ni tampoco ella aportó documentación en la que pudiera fundamentar las alegaciones efectuadas en la conversación.

El antes citado diplomático reconoce que al padre de actual jefe del Estado no le ha sentado nada bien -"aunque lo esperaba", afirma- el veto a la presencia de los anteriores monarcas en los actos institucionales con motivo del 40 aniversario de la proclamación de la Constitución que se van a celebrar el próximo mes de diciembre. "Tal vez la última vez de recibir un reconocimiento público e institucional en vida", explica este excolaborador.

Este mismo jueves, tras múltiples conversaciones y negociaciones a varias bandas entre La Zarzuela, La Moncloa y el Congreso de los Diputados, se confirmó lo esperado: el Emérito ha sido excluido totalmente de los fastos que se preparan para el próximo mes de diciembre. Ni Felipe VI, ni Pedro Sánchez ni Ana Pastor han considerado que la presencia del líder indiscutido de la Transición tenga cabida en el homenaje al 6-D de 1978.

Fuentes del Gobierno reconocen que la ausencia es "polémica" y "no va ser entendida por dos generaciones de españoles". Pero, tirando de la doctrina alumbrada desde la abdicación, "Rey no hay más que uno". "Y ese es Felipe VI", se remarca también desde la Casa Real.

Es el mismo argumentario que se usó hace meses, en junio del año pasado, cuando se vetó la presencia de Don Juan Carlos en los actos del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Ya entonces, el Emérito se encargó de filtrar su "enfado" colosal a traves de sus colaboradores.

 

Don Juan Carlos y el Rey Felipe en su último acto institucional juntos por el aniversario de la Base Naval de Ferrol.

 

Tanto en La Moncloa como en el Congreso se reconoce, no obstante, que hay muchas diferencias entre el acto de junio de 2017 y el de diciembre de 2018. Las elecciones democráticas fueron la consecuencia de la obra reformadora del Rey, pero junto a él, también de la del resto de líderes políticos.

El impulso a la Carta Magna fue una apuesta mucho más reducida -se piensa en el entorno de Juan Carlos-, que enfatiza su papel "principal" junto al de Adolfo Suárez y Torcuato Fernández Miranda, desde la trastienda.

Sin embargo, la ausencia de Don Juan Carlos ha sido recibida como un alivio por los principales responsables institucionales. Y es que la imagen del padre de Felipe VI está literalmente desmoronada desde las últimas revelaciones sobre las cintas de Corinna pese a que el juez y la Fiscalía ha rechazado este mismo viernes indicios de delito y ha decidido el archivo de la causa.

Pero el descrédito es tanto, que el PSOE ha tenido que salir esta semana en auxilio suyo para evitar la creación de una comisión de investigación que desnude su Reinado, tal como exigen Podemos, IU, ERC, y los nacionalistas vascos y catalanes.

De esta forma, el próximo 6 de diciembre, en el acto central del 40 aniversario de la Constitución, la foto no será la de las presencias, ni no la de la gran ausencia. Don Juan Carlos podría ser compensado con su asistencia a alguna de las citas de la larga serie de actividades organizadas.

Así, el 17 de septiembre quedará inaugurada una exposición al aire libre en la Carrera de San Jerónimo. El 4 y 5 de octubre, se celebrará un Congreso Internacional en el Senado. El 5-D habrá un gran concierto y el 6, la gran cita en el Hemiciclo.

Comenta esta noticia
Update CMP