Cercanías Alicante-Elche: 15 años de "venta de humo"

Tren diésel a su paso por la estación de Torrellano.

Tren diésel a su paso por la estación de Torrellano.

El Ministerio de Fomento, a través de Adif, lleva realizados varios estudios desde 2003 para modernizar la línea de Cercanías Alicante-Elche, pero la falta de recursos económicos y de coraje político, han puesto en peligro una línea que pasa a sólo unos metros del Aeropuerto Internacional Alicante-Elche, con 14 millones de pasajeros; a escasos metros de Elche Parque Empresarial, con más de 700 empresas y un referente económico para la provincia de Alicante y la Comunitat; y cerca  de la Institución Ferial Alicantina (IFA).

En la documentación a la que ha tenido acceso EsdiarioCV se comprueba que en 2003 Adif realizó un estudio hecho público en septiembre de ese año en donde se preveía lo siguiente: doble vía excepto en el túnel de acceso a Elche; vía de ancha europeo y electrificación del tramo entre ambas ciudades; una variante a Torrellano y conexión, por fin, con el aeropuerto de El Altet.

Posteriormente, se hacen ampliaciones de otros estudios que datan de julio de 2006; abril de 2010; marzo de 2011; diciembre de 2012; abril de 2013 y de agosto de 2014. Precisamente este último, que se supone que era el definitivo, contemplaba: vía única electrificada sobre trazado actual, Alicante-San Isidro; ancho UIC  (europeo) entre San Isidro y San Gabriel; ancho mixto entre San Gabriel y Alicante; ancho UIC electrificado entre Murcia y San Isidro. Es decir, ni variante a Torrellano ni conexión con el aeropuerto. Encima se combinaban diferentes anchos. Un parche en toda regla, pero el Ministerio ni tan siquiera dio luz verde  a este “apaño”.

Más tarde, ya en 2017,  el Gobierno de Mariano Rajoy contemplaba la conexión de la red ferroviaria con El Altet con un presupuesto de 85 millones de euros en su primera fase, así lo anunció el exministro Íñigo de la Serna, que el 26 de abril de 2018 visitó las obras del AVE en Elche. Además, incluyó los estudios relativos al enlace con la estación de la Alta Velocidad, en Matola, por un importe de 34 millones de euros. Este plan de Cercanías, que también incluye recuperar la línea entre Alicante y Villena que en teoría se reabre en poco más de un mes y el proyecto del Tren de la Costa –“olvidado” para enfado de los municipios de la Marina Alta y Baixa-, es lo último que se conoce hasta la fecha. ¿Quedará también en el limbo?

Visita de Íñigo de la Serna a Elche este mismo año.

La reciente visita a Alicante del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, arrojó un jarro de agua fría a Elche y a Alicante. En la ciudad de las palmeras, a pesar de las declaraciones positivas del alcalde socialista Carlos González, el AVE no llegará hasta verano de 2019. Y la incógnita es si esta vez sí se va a cumplir el plazo. El soterramiento de las vías de la estación de Murcia no estará terminado  hasta finales de 2020, y parece ciertamente absurdo que Renfe ponga en marcha la línea de Alta Velocidad desde el “apeadero” de Matola para unos viajeros que posiblemente tarden menos tiempo en trasladarse hasta Alicante para tomar el AVE a Madrid. Recordar que la estación Dama de Elche se encuentra casi más cerca de Crevillent que de Elche.

También fue un varapalo para Alicante y las Cercanías con Elche que el ministro socialista no hiciera ningún tipo de referencia a esa infraestructura. Esta línea es la que debe modernizarse habilitando una parada en el aeropuerto y en Elche Parque Empresarial, aparte del enlace entre Elche y Matola. Nada de nada y demasiados interrogantes que vienen ya desde 2003, cuando empezó a ponerse encima de la mesa proyecto tras proyecto sin ejecutarse ninguno; no han movido una piedra.

En el pleno del lunes del Ayuntamiento de Elche el concejal del equipo de gobierno municipal, José Manuel Sánchez, culpó de todos estos retrasos al Gobierno del PP. Afirmó que siendo presidente José Luis Rodríguez Zapatero se habían licitado las obras de Cercanías entre ambas ciudades. Es verdad que hubo un proyecto que ascendía a unos 400 millones de inversión. Sin embargo, al edil se le olvidó de nombrar que fue el propio Zapatero el que tumbó la iniciativa en 2010 por los problemas económicos que padecía España, a punto de ser intervenida como pasó con Grecia y Portugal.

Diésel, de los antiguos

Recordar que la línea de Cercanías entre Alicante y Elche cuenta actualmente con una vía y que transcurre en el inicio de su recorrido junto a la fachada marítima, carece de electrificación y usa trenes diésel de más de 40 años, muy contaminantes y ruidosos, seguro que no pasaban la ITV. Pese a estos inconvenientes y a no tener un apeadero en el aeropuerto -el trazado está a unos a 40 metros del mismo-, es una conexión muy utilizada por los alicantinos.

Comenta esta noticia
Update CMP