08 de diciembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los verdaderos motivos por los que Cristina no asistió al cumpleaños de su padre

La infanta Cristina e Iñaki en los tiempos felices

La infanta Cristina e Iñaki en los tiempos felices

El Rey Felipe VI y su hermana están más que distanciados. Ninguno de los dos da su brazo a torcer. La Infanta Cristina mantiene el pulso que le está echando a la Corona desde hace años.

Lo de la Infanta Cristina bien podría titularse “No sin Iñaki”. Y es que la mediana de los Reyes eméritos no quiere dar su brazo a torcer y está dispuesta a seguir en sus trece. La verdad es que se le dio la posibilidad de acudir al cumpleaños de don Juan Carlos, que reunió a su familia en una celebración privada. La invitación se hacía extensible a sus hijos. Sin embargo, la ex Duquesa de Palma dijo que no aceptaba si su esposo no estaba incluido.

Quienes conocen bien las desavenencias entre Cristina y su hermano Felipe aseguran que ambos están en punto sin retorno. Los dos tienen que ceder. Ella debe aceptar que, aunque se trate de actos de carácter marcadamente familiar, Urdangarín no puede estar presente porque significaría que la familia real le respalda y eso no es posible dadas sus circunstancias. Recordemos que falta muy poco para conocer si entra en prisión.

Y si Cristina tiene que doblegarse, también el Rey Felipe debe entender que su hermana forma parte de la familia Borbón y tiene derecho a estar en los actos de sello íntimo y privado. De momento, ya ha dado un paso al permitir la asistencia de la que fuera su hermana favorita en relación al cumpleaños de don Juan Carlos. Ochenta primaveras ha cumplido el Rey emérito y está en buena forma. Le sienta bien la llamada al orden que le ha hecho su hijo y estamos viendo una cara más amable y entrañable.

Aunque siempre se había dicho que era la Infanta Elena quien tenía mucho carácter, Cristina le va a la zaga. De hecho, no fue casualidad que asistiera a la misa de Epifanía oficiada por el Papa Francisco en la basílica de San Pedro, en Roma. Acudió acompañada por sus hijos e Iñaki. La intención de la Infanta era que todos pudieran ver que sigue firme en el pulso que le está echando a los Reyes. Ni con don Felipe ni doña Letizia cruza palabra desde hace mucho.

La Reina Sofía siempre ha dejado claro que, ante todo, es madre. De ahí que se haya trasladado a Suiza para estar presente en el cincuenta cumpleaños de Iñaki. Sin duda, una triste celebración que ha carecido del boato de las anteriores, cuando era considerado un miembro ejemplar de la Casa Real. La espada pende sobre su cabeza. No está mentalizado ni se siente con fuerzas para ingresar en prisión. Sin duda, malos tiempos para el ex Duque de Palma, que tuvo el mundo a sus pies y trastabilló por su desmesurada ambición.

Comenta esta noticia
Update CMP