17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las fiestas con hombres de la madre de Diana enredan la desaparición de su hija

La Guardia Civil ya tiene claro lo que pasó con el iPhone 6 de la joven madrileña que apareció en el puerto de Taragoña y ha descartado otras hipótesis, pero los padres no ayudan mucho...

Mientras se analiza concienzudamente el contenido del móvil de Diana Quer, la Guardia Civil tiene cada vez más claro que no fue ella la que lo lanzó a la ensenada del río Beluso y los agentes están convencidos de que fue algún individuo que, en el contexto de unas circunstancias que aún desconocen, lo tiró para que no apareciera nunca.

El iPhone 6 de la joven ya está en Madrid y los responsables del caso se concentran sobre todo en la tarjeta sim. Lo que se busca ahora son nuevos mensajes, y las identidades de personas con las que habría mantenido contacto telefónico en los días previos a su desaparición o en la misma madrugada en la que fue vista por última vez. Es una parte fundamental para seguir avanzando en el caso, sobre todo si aporta los nombres de personas vinculadas de alguna manera a Diana y que no ayudaron a la investigación por dos motivos: por miedo a verse implicados en un caso muy mediático o porque tienen algo que ver con la desaparición.

Mientras tanto las circunstancias que rodean a sus padres siguen enmarañando la investigación y echando morbo al caso. La última, relacionada con la casa azul de la que se habló el viernes y que produjo bastante revuelo

Después de que trascendiera que Diana López-Pinel frecuentara esa casa (muy cercana al lugar donde apareció el móvil de su hija) con acompañantes y tanto ella como su marido negaran la mayor, ahora La Voz de Galicia publica que la madre de Diana acudió el viernes al cuartel de la Guardia Civil de Boiro con la intención de denunciar a su exmarido. La razón: presuntos delitos de injurias y calumnias y de obstrucción a la Justicia al entender que el padre de sus hijas había filtrado información falsa sobre unas fiestas a las que ella supuestamente habría acudido con hombres en el chalé que está a pocos metros del puerto de Taragoña.

 

 

Comenta esta noticia