04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los presidentes del PP se conjuran para dinamitar la ronda trampa de Sánchez

Los cinco presidentes regionales del PP.

Los cinco presidentes regionales del PP.

Feijóo, Moreno, Díaz Ayuso, Mañueco y López Miras acusan al presidente en funciones de utilizarles como "coartada" para rehabilitar a Torra. Así que han decidido aprovechar sus armas.

La ronda con los presidentes autonómicos que Pedro Sánchez se ha sacado de la chistera para rehabilitar a Quim Torra como interlocutor válido ha tardado solo horas en estallarle en las manos, por si el ya candidato a la investidura -sin fecha- no tuviera bastantes problemas.

Primero porque el presidente de la Generalitat ya le advirtió este jueves de que no se conforma con una llamada de teléfono: quiere una "relación bilateral". Una reunión entre ambos para empezar. 

Y segundo porque los presidentes regionales del PP han aprovechado que Sánchez pretende usarles como "coartada", en palabras del castellano y leonés Alfonso Fernández Mañueco, para hacer sus exigencias. La ocasión la pintan calva. 

Este último lleva cinco meses en el cargo y Sánchez ni le ha llamado ni ha contestado a sus requerimientos. Así que este jueves anunció que piensa ponerle al socialista sobre la mesa la financiación, la PAC y las infraestructuras pendientes. Así, de entrada.

La madrileña Isabel Díaz Ayuso lleva cuatro meses como presidenta, con despacho a apenas 12 kilómetros del de Sánchez, y éste tampoco ha tenido a bien concertar un encuentro con ella en La Moncloa en todo este tiempo. 

Así que en cuanto el presidente en funciones se ponga en contacto con Díaz Ayuso, ésta piensa recitarle una "lista de agravios que está cometiendo con la Comunidad". "Las reuniones son bienvenidas para las necesidades de todos los madrileños", sostuvo.

Al único Moreno que Sánchez ha recibido en el palacio presidencial últimamente es a Lenín Moreno, el presidente de Ecuador, pero desde luego no al de Andalucía, que lleva más en el cargo que Mañueco y Díaz Ayuso: once meses. 

También él le advirtió este jueves al presidente en funciones que le cogerá el teléfono o irá a La Moncloa si le cita, faltaría más, pero que su prioridad es hablar de lo "infrafinanciada" que está Andalucía. Y no de la investidura del candidato del PSOE.

El gallego Alberto Núñez Feijóo no se quedó atrás y en la lista al rey Sánchez que hizo incluyó 700 millones de euros que según él el Gobierno central debe a la Xunta, los problemas para garantizar la supervivencia de Alcoa y también de la central térmica de Endesa en As Pontes. Eso entre otras cosas. 

Y el murciano Fernando López Miras lleva escritas 11 cartas al Gobierno central -tres al propio Sánchez-, ha llamado al presidente en funciones dos veces y nunca ha obtenido respuesta. Así que también él ha visto una oportunidad de cobrarse las cuentas pendientes con el socialista dentro de esa ronda de contactos. 

En su caso sus reivindicaciones pasarán por una respuesta a la crisis del Mar Menor, la financiación autonómica y la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica de trasvase Tajo-Segura de no enviar a Murcia agua para el riego, sino únicamente para el abastecimiento humano.

El propio Sánchez confirmó este jueves a su llegada al Consejo Europeo que el lunes se verá a las 9.30 en el Congreso con Pablo Casado y a las 11 con Inés Arrimadas, y que después empezará a llamar a los presidentes autonómicos. 

Se regirá por el orden protocolario de las comunidades autónomas, que va en base a la antigüedad de sus estatutos de autonomía. Así que el primero será el lendakari, Íñigo Urkullu. Y después Torra

Comenta esta noticia
Update CMP