22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP se inclina por abstenerse en la moción de Vox y mantener los puentes

Abascal y Casado juntos en una imagen de archivo.

Abascal y Casado juntos en una imagen de archivo.

Los populares creen que Abascal está dando un paso en falso que no le hará ningún bien. Aun así hay cierto debate en las filas de Casado sobre si sería mejor votar abiertamente "no".

El PP se inclina por abstenerse en la moción de censura anunciada -que aún no presentada- por Vox para este atípico arranque del curso político y así mantener los puentes con dicha formación. 

La reflexión que se hacen en la planta noble de Génova 13 es que votar "no" sería dar innecesariamente munición al partido de Santiago Abascal, que lo vendería como un voto cómplice del PP con el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Después de lo mucho que el PP está criticando al Ejecutivo por dejación de funciones en la segunda oleada del coronavirus.

La decisión, no obstante, aún no está tomada, y de hecho hay cierto debate al respecto entre los populares, sobre todo tras la salida de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz. Entre quienes verían con buenos ojos que el Grupo Parlamentario Popular votara directamente "no" para escenificar su total distanciamiento de Vox está el secretario general, Teodoro García Egea

El 29 de julio, cuando Abascal anunció la moción de censura en el Congreso, el número dos del PP fue el encargado de cortarle rápidamente el paso y aclarar que los populares no apoyarían una moción para "salvar al soldado Sánchez". 

 

Este miércoles, tras reunirse con el presidente en La Moncloa, Casado fue preguntado por cuál será el voto del PP, "no" o abstención. El líder del PP no respondió con claridad, sino que se limitó a decir que era una iniciativa "condenada al fracaso" que solo sirve para "reforzar" al Gobierno.

El calendario ha jugado en contra de Vox, puesto que la moción de censura se ha desinflado al ser agosto un mes fuera del periodo ordinario de sesiones. En cualquier caso el partido insiste en que registrará la iniciativa a mediados de septiembre, con Abascal como candidato salvo sorpresa de ultimísima hora. "No barajamos a otro a día de hoy", explican a ESdiario desde el partido. 

De ser así podrá debatirse en la primera quincena de octubre. Inicialmente al PP le pilló por sorpresa el paso al frente de Abascal (Vox estaba cayendo en las encuestas y tenía que reaccionar), y lo vio con cierta preocupación. Ahora, por contra, los populares trasladan que la moción es un "bluf" y que no les preocupa en absoluto. 

¿Puede generar un tsunami en el voto de centro derecha? No, y menos teniendo en cuenta que si Sánchez consigue aprobar los Presupuestos de 2021, como parece si las negociaciones con Cs no descarrilan, tendrá garantizada la legislatura hasta 2023. De forma que no se contemplan elecciones generales en el corto ni en el medio plazo. 

El PSOE ya se abstuvo en 2017 

Abstenerse fue también lo que decidió el PSOE en la moción de censura que Pablo Iglesias presentó contra Mariano Rajoy en junio de 2017. Entonces Pedro Sánchez no pudo defender la postura de su partido desde el atril, puesto que no era diputado.

Lo hizo en su lugar José Luis Ábalos, que a pesar de la abstención tuvo un tono conciliador hacia Podemos, al que trasladó: "Estamos dispuestos a construir una mayoría alternativa para desmontar las políticas injustas del PP". Un año después, acabarían presentando una moción juntos. Y ganándola.

Comenta esta noticia