15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Arde Casa Real: ridículo de Letizia y denigrante espectáculo en una cena oficial

Doña Letizia, bailando en México.

Doña Letizia, bailando en México.

"Un sorprendido presidente, Enrique Peña Nieto, y su esposa Angélica no daban crédito a lo que estaban viendo. Los invitados, tampoco", así cuenta Peñafiel lo ocurrido esta semana en México.

Desde luego que el veterano Jaime Peñafiel se está ganando a pulso que le "cierren" las puertas de Palacio. Este sábado ha incendiado a la Casa Real con un artículo escrito en el suplemento LOC y en el que ha dado un soberano repaso a doña Letizia, que tal y como adelantaba Esdiario la pasada semana ha viajado hasta México.

Peñafiel comienza su artículo afirmando que "México siempre figurará en la biografía de Letizia. En la biografía profesional y en la sentimental. Con sus luces y sus sombras. Con sus excesos y sus defectos. Alguien dijo que ciertos recuerdos son como amigos comunes, saben hacer reconciliaciones. Con este viaje en solitario al país de sus amores, parece haberse reconciliado con su pasado. Hay que reconocer que Felipe ha sido muy generoso autorizando el viaje de su inefable esposa. Aunque, yo que él, no estaría tranquilo. Porque Letizia ha demostrado sentirse pero que muy feliz en este viaje en solitario, rompiendo todas las normas de comportamiento, más que de protocolo, que se esperan de una Reina aunque sea consorte".

Pero iba más lejos en los detalles: "¿Quién es?, se preguntaban los asistentes a la cena oficial de la Cumbre Mundial de Líderes Contra el Cáncer 2017, celebrada en el Club de Banqueros en la Ciudad de México. Por supuesto, la consorte del rey, o la reina consorte, of course. Aunque no lo pareciera o no se comportara como tal, marcándose unos pasos de baile, pero que muy chulos, con el cantante rapero del grupo The Black Eyed Peas, el solista Taboo, que la había tomado por el hombro desnudo en la misma mesa presidencial".

Y asegura Peñafiel que "un sorprendido presidente, Enrique Peña Nieto, y su esposa Angélica Rivero no daban crédito a lo que estaban viendo. Los invitados, tampoco. No es frecuente ver a una consorte real ofreciendo tan gratuito espectáculo".

Tras criticar el baile, el periodista hace un repaso a lo que considera otros comportamientos pocos adecuados de la Reina: "¿Por qué las actuaciones de Letizia tienen que ser siempre polémicas esté o no presente Felipe? ¿O es que hemos olvidado aquello de "¡Déjame hablar a mí!", cuando Felipe le interrumpió durante la ceremonia de petición de mano, el 7 de mayo de 2003 en el Palacio de El Pardo. No olvidemos que "Letizia es una reina independiente", según titulaba su crónica sobre el viaje a México mi querida compañera Consuelo Font. Lo es pero no debería comportarse como tal. Eso no está bien".

El pasado en México

Por si fuera poco, Peñafiel califica de "salvaje" la estancia pasada de la ahora Reina en aquel país y hace un recorrido por algunas de sus vivencias: "Estoy seguro de que los recuerdos de su estancia salvaje en la ciudad mexicana de Guadalajara, capital de Jalisco, en 1995, después de acabar los estudios de Periodismo, estarían muy presentes durante el viaje a México, esta mi semana, para asistir el Congreso Mundial del Cáncer, celebrado en la capital del Distrito Federal".

Y critica: "Nunca, jamás, en un año y medio, pudieron suceder tantas cosas en la vida de una joven que sólo tenía 24 años. Fue reportera del periódico Siglo XXI de Guadalajara, en un suplemento de título premonitorio: Tentaciones; se buscó ingresos trabajando como cigarrera de una marca de cigarrillos que promocionaba por las calles de Guadalajara, ataviada con una blusa y unos pantalones con los colores blanco y rojo de las cajetillas. Se enamoró del director del periódico, Jorge Zepeda Patterson, ¿o fue del subdirector Diego Patterson? Esto no está claro aunque la esposa de uno de los dos me lo contó vía telefónica. Se lo pregunté al primero cuando ganó el Premio Planeta en 2015 con la novela Milena o el fémur más bello del mundo. Pero el asunto no me quedó claro. Alguien de los tres mentía. También tuvo otro novio de apellido Rivera".

Y concluye esta parte del artículo con un oscuro capítulo: "lo más polémico de su estancia mexicana fue el retrato presuntamente en topless que el pintor cubano Waldo Saavedra le realizó para la portada del disco Sueños líquidos, del grupo Maná de Jalisco. Aunque el cuadro existe, Letizia aclaró en su día que ella posó con una blusa que el artista presuntamente pudo suprimir después. Si ella lo dice... Yo conservo la fotografía de ese cuadro".

Comenta esta noticia
Update CMP