14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

"Ni una broma": Rajoy prepara otro 155 para Quim Torra si cruza la línea roja

Quim Torra, con el lazo en favor de los presos tras ser investido presidente de la Generalitat.

Quim Torra, con el lazo en favor de los presos tras ser investido presidente de la Generalitat.

El presidente y el líder del PSOE van a verse este martes para apuntalar la estrategia del Estado contra los planes del nuevo inquilino de la Generalitat, que viaja a Berlín. No pinta bien.

El Gobierno va a seguir con lupa la comparecencia conjunta que este martes tienen previsto ofrecer en Berlín Carles Puigdemont y su sucesor, Quim Torra. Y también la composición de su nuevo gobierno, donde sus dos principales baluartes, Pere Aragonés y Elsa Artadi, están en el radio de acción de algunas investigaciones de la Guardia Civil aún en marcha.

Sin embargo, y pese a su llamamiento a la prudencia -hasta que se produzcan los primeros "hechos"-, Mariano Rajoy ha decidido activar de nuevo el botón del pánico para frenar de raíz cualquier intento de Torra de volver a las andadas. Este mismo martes visitará La Moncloa Pedro Sánchez y el jueves hará lo propio el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Sobre la mesa del presidente está ya qué hacer si tras la primera reunión del nuevo Govern de Torra se aplican las primeras medidas encaminadas a desobedecer al TC o a revertir algunas de las decisiones adoptadas al amparo del 155.

Según ha reveló este lunes el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, Sánchez es favorable no solo a una prórroga inmediata del 155 -o su reactivación si Rajoy decide levantarlo ya-, sino incluso a su endurecimiento. Tv3 estaría en el punto de mira de este nuevo rearme del Gobierno, PSOE y Cs. En la misma línea se va a posicionar Rivera dentro de 72 horas.

Además, los tres están de acuerdo en que pase lo que pase en Cataluña, el Ministerio de Hacienda siga supervisando cada euro que salga de las arcas públicas de la nueva Generalitat.

 

Rajoy y Sánchez volverán a encontrarse este martes para analizar la llegada de Torra. Sobre la mesa un posible endurecimiento del 155.

 

En La Moncloa reconocen que el discurso de investidura de Torra este lunes es "muy preocupante". Tanto, como que en las últimas horas TV3 haya avanzado la intención del nuevo presidente catalán de renovar en su cargos a los exconsellers encarcelados, Josep Rull y Jordi Turull y al prófugo Luis Puig. Podría hacerlo ya que ambos aún no están inhabilitados para ejercer cargo público.

También en las últimas horas está cobrando fuerza en el independentismo la tesis de que Torra, por expreso deseo de Puigdemont, quiere tener algún tipo de gesto simbólico con el exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero. Todo un desafío al Ministerio del Interior, la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo.

Por el momento, Rajoy va a esperar a que el nombramiento de Torra sea efectivo. Se producirá cuando el Rey Felipe VI suscriba el decreto, este se publique en el BOE y el nuevo presidente tome posesión de su cargo. Una vez hecho, la toma de posesión deberá celebrarse antes de cinco días, y fuentes de La Moncloa apuntan a que podría ser entre el miércoles y el viernes de esta semana, siempre según cuando se publique el nombramiento.

No está confirmado aún qué representante del Gobierno acudirá a este solemne acto, aunque el protocolo dicta que sea la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.  Una cita envenenada. "Precipitaciones no habrá pero bromas ni una", adelantan a ESdiario fuentes gubernamentales. 

Pese a la brecha abierta por Cs el pasado miércoles anunciado la ruptura de su acuerdo con el Gobierno sobre Cataluña, Rajoy, Sánchez y Rivera van a conjurarse de nuevo para impedir que Torra impulse el procés 2.0.

Comenta esta noticia