22 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cataluña, la gran desafección y las "manos" de George Soros en el conflicto

Es triste que los jóvenes separatistas se divorcien de España por acción de los lobbies globalistas como "Open Society" del mutimillonario Soros que a fin y al cabo son los responsables.



 

 

Mientras media Cataluña arde, los españoles asisten perplejos al enorme vacío del Estado en Cataluña y al fuerte apoyo que encuentra el separatismo entre la juventud catalana entre quienes ,incluso, tienen alguna clase de identificación con España.

Se ha popularizado que la desafección por España en estos jóvenes esta motivada por la idea de que los catalanes contribuyen más a las arcas españolas de lo que reciben a cambio pero la realidad es que, entre los catalanes que ganan menos de 900 €, el 59% no quiere la independencia; por el 32% que sí.

Sin embargo entre los que ganan más de 24000 € el separatismo sube al 55% y por otra parte el inicio de la crísis económica de 2008 no significó un repunte del sentimiento separatista que no empezó hasta Octubre de 2011.

Los últimos 20 años el Estado literalmente ha desaparecido de Cataluña: desde el "Pacto de Majestic" de Aznar cediendo la recaudación del IRPF y el IVA,suprimiendo el Servicio Militar y aceptando la ley de política lingüística discriminatoria a Zapatero con un Estatuto que no deseaban los separatistas que desbordaron en aspectos como la Justicia, Hacienda o la libre elección de lengua  (lo que llevó al TC  a declarar inconstitucionales 14 artículos) hasta Rajoy y su macroplan de infraestructuras  de 4200 millones de € y 60000 millones de € del FLA.

 

Un plan que permitió a la Generalitat disponer de la liquidez para montar un Estado propio de hecho con consulados, embajadas, servicios de inteligencia , etc.. La respuesta del Estado ha sido siempre tratar de comprar con dinero (inversiones) y delegando competencias para tratar de saciar a un separatismo insaciable.

Y ya no queda nada que transferir más allá de las vagas promesas de Sánchez de "compartir la soberanía ": es decir,una reforma constitucional encubierta por la que España dejara de ser un  Estado unitario y descentralizado para convertirse en uno plurinacional y confederal.

El separatismo comenzó a despegar con los referéndum municipales por la independencia entre 2009 y 2011 cuando el Estado prefirió mirar para otro lado  y en 2012 cuando CDC gira al separatismo ante los casos del 3% y la trama corrupta de los Pujol. Nada hacía pensar a los separatistas que la consulta que fue suspendida cautelarmente por la justicia en 2014 y llevada a cabo como una república bananera en 2017 fuese a impedirse .

Ahora se pide al Estado, el gran ausente, que  actúe cuando ya vimos con el 155  que el Estado de Rajoy  no recuperó una sola competencia. cuando el gran problema es que los jóvenes catalanes están ayunos de un relato común histórico porque se le ha sustraído con el adoctrinamiento en las aulas; tienen una lengua española que sí  escuchan en la TV pero son incapaces de quererla,de relacionarla con Cervantes, Becquer, Quevedo,Unamuno o Machado porque están colonizados culturalmente por lo anglosajón.

Es triste que los jóvenes separatistas se divorcien de España por acción de los lobbies globalistas como "Open Society" del mutimillonario Soros que a fin y al cabo son los responsables

No tienen los jóvenes catalanes un Estado fuerte que les proteja de los desmanes de la globalización,  de la deslocalización de la industria o la agricultura para verse obligados a comprar  "made in China" o de la inmigración de sustitución: invierno demográfico para los catalanes por la desaparición de la familia y la precariedad laboral y reagrupaciones familiares en cadena para los nuevos colonos.

Es triste que los jóvenes separatistas se divorcien de España por acción de los lobbies globalistas como "Open Society" del mutimillonario Soros que a fin y al cabo son los responsables últimos de la globalización que sufrimos y al tiempo subvencionan el proceso separatista pero un Estado  desaparecido en Cataluña e irrelevante en Bruselas no es opción de ningún tipo hasta que no se comporte como lo que debe ser: un actor político con una visión propia estratégica y política.

Un proyecto nacional

España debe "cabalgar el tigre": alejarse de mantener actitudes conservadoras y actuar como un Estado-nación  con un proyecto nacional; reinstaurar unos valores y una cosmovisión propia,una identidad útil y atractiva.

Por ejemplo defender los productos agroalimentarios tanto con aranceles que respondan al criterio de interés nacional y no a los de la OMC, como fuera ,en las rondas comerciales ,en vez de boicots internos y eliminar así las embajadas autonómicas o instaurar una "excepción cultural" española de forma que nuestra identidad y diversidad cultural no sea anegada por la industria anglosajona o realizar una "operación retorno" de emigrados españoles etc. Son solo ejemplos pero otro camino es posible.

 

Comenta esta noticia
Update CMP