26 de abril de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El amor lésbico de Chelo García Cortés con Marta incendia el Sábado Deluxe

Marta Roca, en el plató, y su esposa, Chelo García Cortés

Marta Roca, en el plató, y su esposa, Chelo García Cortés

El plató de Telecinco arde con la explosiva relación de Chelo García Cortés con Marta, su pareja de toda la vida, y los líos y polémicas que rodean a la pareja.

Para empezar, primer bombazo de una larga serie: Chelo García Cortés expulsada del plató del Sábado Deluxe, con María Patiño de maestra de ceremonias, para que su parjea de toda la vida, Marta Roca, pudiera ser sometida a una intensa entrevista sin la presión de su ser más querido.

Y ella lo aceptó, por una decisión de la dirección que dejó ojiplática a la propia Patiño, aunque ni una ni otra dijeron nada al respecto. Lo aceptaron con naturalidad y García Cortés se marchó a la sala VIP, fuera de las cámaras, en un habitáculo no tan VIP como el nombre indica pero lleno de refrigerios y de un aparato de televisión para poder ver lo que se le venía encima.

Que no fue otra cosa que el testimonio de Marta, de lo más tierno en la relativo a la estable relación sentimental de la pareja, y dolido y crispado por casi todo lo demás que de ellas dicen. Su amor lésbico, aunque sea mejor llamarlo amor sin etiquetas, comenzó hace lustros ya, pero de una manera muy casual.

A Marta se le escapó su perro y la casualidad quiso que quien lo encontrara fuese la periodista. Comenzaron a charlar, tomaron café, quedaron a cenar... "y acabamos en mi casa", dijo la meda naranja de Cortés, añadiendo un poco de picante al asunto: "Cuando conocí a Chelo yo era un poco bailarina, iba con unas y con otras".

 

Pero no todo ha sido dulce en la relación entre ambas, y el trabajo de Chelo ha provocado dolor y desesperación a menudo, como Marta confesaba: "Dejé de ver Sálvame, porque me dolía ver sufrir y llorar a Chelo allí", explicó. "Nuestra vida cambió cuando entró allí".

La depresión

Y todo fue a peor al irrumpir en la relación los problemas económicos de García Cortés o su mala relación con Isabel Pantoja, tan presentes en tantas familias en esta época de crisis prolongada. Pero a Marta le afectó, mucho, hasta el punto de dinamitar por completo su ánimo y confinarla en el domicilio de ambas: "Hace solo cuatro o cinco días que empecé a salir a al calle", dijo.

"Me dolió mucho que me ocultara sus problemas con Hacienda", señaló, antes de confirmar que una famosa portada con ambas juntas haciéndose carantoñas fue pactada, con el paparazzi Gustavo González, muy probablemente para lograr unos ingresos tan necesarios en ese momento. "Fue todo  muy surrealista", concluyó.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP