13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vértigo en el PSOE: las bases indignadas con el "no" a la prisión permanente

La presidenta andaluza, Susana Díaz, dando el pésame al padre de Gabriel Cruz.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, dando el pésame al padre de Gabriel Cruz.

Varias federaciones territoriales, con Andalucía a la cabeza, advierten del riesgo de que el PSOE vote el jueves a favor de la derogación de la ley. Susana tiene poderosas razones.

Máxima tensión en el PSOE ante la sesión plenaria de este jueves. El debate y votación de las enmiendas a la totalidad presentadas por PP y C's a la iniciativa del PNV para derogar la prisión permanente revisable ha desatado todas las alarmas internas. "Nos hemos metido en un gran lío nosotros solos. Y otra vez por una intolerable falta de previsión y coordinación", se lamenta a ESdiario un diputado socialista.

Y es que en pleno impacto por las dramáticas revelaciones sobre el asesinato del niño Gabriel Cruz, en un sector muy mayoritario del PSOE causan pánico los posibles efectos de la votación que Ferraz ha ordenado a los suyos, alinearse con los nacionalistas vascos y con Podemos para echar abajo el arma legal contra los asesinos más sanguinarios.

La tensión es tal que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, lleva al teléfono las últimas 48 horas para calmar a las distintas federaciones territoriales por un debate "inoportuno e inconveniente", que muchos cargos socialistas han detectado entre sus propias bases. Y así se lo dijo este martes al propio Sánchez el diputado por Toledo José Miguel Camacho, hombre próximo a Emiliano García-Page.

Los últimos cuatro crímenes más horrendos con menores se han producido en Andalucía: Gabriel (Almería), Marta del Castillo (Sevilla), Ruth y José Bretón (Córdoba) y Mari Luz Cortés (Huelva)

"En Sevilla están que trinan", asegura otro parlamentario cargado de razones en referencia al PSOE-A. Entre ellas el clamor que la presidenta andaluza, Susana Díaz, escuchó el lunes a la salida de la capilla ardiente del pequeño Gabriel. Y la "avalancha" de mensajes llegados a las sedes del PSOE-A.

La razón no es casual, cuatro de los crímenes más dramáticos que castiga la prisión permanente -y por la que el Gobierno del PP la implementó- se han producido en Andalucía. Este último de Gabriel Cruz (Almería), el de Marta del Castillo (Sevilla), el de Mari Luz Cortés (Huelva), y Ruth y José Bretón (Córdoba).

Se da la circunstancia de que los padres de Marta y Mari Luz y la mujer de José Bretón, autor del crimen de sus dos hijos, pertenecen y militan activamente en la plataforma creada por Juan Carlos Quer para evitar la derogación. Todos ellos tienen línea directa y han recibido el apoyo del socialismo andaluz.

 

Pedro Sánchez, este martes, presidiendo la reunión del Grupo Parlamentario Socialista. Máxima tensión ante el Pleno del jueves.

 

Entre los 84 diputados del PSOE todos callan en público. Pero, en privado, admiten que la votación del jueves puede provocar en el partido un importante roto. De hecho, Margarita Robles ha tratado en las últimas horas de negociar un posible aplazamiento del debate. PP y C's se niegan a retirar sus enmiendas si el PNV no retira antes el proyecto de ley que las ha provocado. Y eso solo ocurrirá si el Pleno del jueves decide aplazarlo por unanimidad. Imposible. Podemos se opone.

Mientras, el portavoz de Justicia del partido, Juan Carlos Campo -juez, andaluz y exmiembro del CGPJ-, ha tratado de explicar la posible inconstitucionalidad de la prisión permanente, recurrida por el PSOE al TC en 2015. Y solo una voz con trayectoria en el felipismo se ha alzado. La del exministro del Interior, José Barrionuevo, que ha calificado de "imprudente" derogar la actual ley antes de que se pronuncie el Constitucional.

En éstas se encuentran los 84 diputados socialistas. Atrapados entre el clamor social por el horrendo crimen de Gabriel y los lentos tiempos del TC. Pero la votación es el jueves. ¿Habrá alguna indisciplina en el voto? No se prevén.

Comenta esta noticia
Update CMP