Societat Civil Valenciana se adhiere al manifiesto para defender la citricultura

Cristobal Aguado y Fernando Mut

Cristobal Aguado y Fernando Mut

El documento, promovido por AVA-ASAJA, busca la adhesión de personalidades y entidades relevantes de la sociedad civil y su implicación "en favor de un sector clave como motor económico"

Societat Civil Valenciana (SCV) se ha adherido al manifiesto elaborado pro la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) "en defensa del futuro de la citricultura valenciana". El documento, que se ha hecho circular entre personalidades destacadas y entidades relevantes de la sociedad civil, busca la implicación en defensa de un sector como el cítricola, "clave como motor económico de otras muchas actividades".

Consciente de las dificultades que atraviesa la citricultura, la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), se adhirió hace unas semanas a dicho manifiesto y, ahora, lo hace la entidad Societat Civil Valenciana, con el objetivo de colaborar también colaborar "activamente en la difusión de esta iniciativa", según ha manifestado su presidente Fernando Mut.

La crisis de precios que durante la presente campaña 2018/19 está arrasando las economías de miles de familias valencianas "no sólo pone de manifiesto la gravedad de una situación concreta, sino que muestra en toda su crudeza la dimensión de un problema endémico y enquistado que compromete seriamente la pervivencia futura de este sector clave para la Comunitat Valenciana", han destacado desde Societat Civil Valenciana.

Tanto la entidad como AVA-ASAJA consideran que la naranja es "símbolo y emblema de esta tierra", y destacan el valor indiscutible que posee como "fuente de riqueza, motor de desarrollo e impulso de bienestar" y que la coyuntura adversa que atraviesa ahora mismo la citricultura valenciana no significa que esta actividad en su conjunto "no mantenga plena vigencia y razón de ser", expresan.

El secretario general y presidente de AVA-ASAJA, Juan Salvador Torres y  Cristóbal Aguado, respectivamente, el presidente de SCV, Fernando Mut, y Jenaro Aviñó, director de AVA.

Desde AVA recalcan que el número de explotaciones citrícolas en la Comunitat Valenciana supera las 65.000, repartidas en una superficie próxima a las 160.000 hectáreas, "por lo que se trata del cultivo con mayor implantación en este territorio, donde genera un volumen de negocio directo de unos 1.500 millones de euros anuales, que mueve una mano de obra en torno a las 280.000 personas, en la producción, recolección y confección de la fruta".

En suma, "que si pretendemos entender la trascendencia de la citricultura no podemos circunscribirla a una mera ocupación agraria ceñida a un marco de cultivo, sino que es necesario tener muy presente el extraordinario efecto multiplicador que genera sobre otros ámbitos de la actividad económica, sin cuyo concurso sencillamente no existirían", añaden.

Atajar la problemática citrícola

Por su parte, Societat Civil Valenciana considera que su adhesión al manifiesto promovido por la organización agraria es necesario porque son muchas "las demandas de un sector que atraviesa una dura crisis, pero cuya trascendencia y valor estratégico en términos económicos, medioambientales, sociales o paisajísticos continúa estando fuera de toda duda". Y apuntan que "el poder político, las distintas administraciones, con la autonómica al frente, no pueden seguir desentendiéndose de la problemática citrícola por más tiempo" y que es  "hora de pasar a la acción y de hacerlo con un compromiso, político y presupuestario, que no deje lugar a dudas".

Se trata de una batalla por el futuro "que también concierne a la sociedad valenciana en su conjunto porque lo que está en juego es precisamente el mantenimiento de una herencia socioeconómica, paisajística, medioambiental y cultural que ha proporcionado riqueza durante décadas a generaciones enteras y cuya continuidad se encuentra amenazada", han resaltado desde la entidad.

Al encuentro con los responsables de AVA, asistieron, además del presidente de SCV, los directivos Susana Espada, Pepe García Roig y Eduardo Goig.

 

Comenta esta noticia
Update CMP