19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marhuenda muestra el tétrico escenario que nos espera bajo el "pintoresco" Simón

Fernando Simón y Pedro Sánchez en Moncloa

Fernando Simón y Pedro Sánchez en Moncloa

La proliferación de rebrotes deja entrever un descontrol de terribles consecuencias, pese a lo que avisaron los expertos que "saben" y no el portavoz del Gobierno, según el periodista.

Lo venían avisando los expertos desde antes incluso de que concluyera el estado de alarma y la proliferación de rebrotes de coronavirus parecen darle la razón. La estrategia del Gobierno de Pedro Sánchez, al que sigue poniendo cara el "pintoresco" Fernando Simón, se va revelando cada día más fallida. Y lo peor está por llegar, según el diagnóstico de Francisco Marhuenda.

En su última columna en La Razón, lamenta que el fin del confinamiento haya generado un "falso estado de tranquilidad" y la consecuencia es que se están disparando los contagios. Y esto no es lo más grave: "El escenario se irá agravando conforme aflore una realidad que ahora está adormecida gracias a los ERTE, el ingreso mínimo vital y el teletrabajo. El coste crece de forma imparable mientras descienden los ingresos tributarios", describe Marhuenda.

Aunque lo más preocupante para el director de La Razón "es que el Gobierno no ha elaborado planes para afrontar los diferentes escenarios". Y no solo en lo referente a lo puramente sanitario.

 

"La duda sobre los instrumentos legales que se tienen que emplear muestra que no se han hecho bien los deberes o que las administraciones no han recibido la suficiente información. Era evidente que se iban a producir rebrotes", asevera el periodista.

La evidencia de que el virus volvería deja por los suelos, de principio, al personaje encargado de dar la cara por el Gobierno en la crisis, según esta puntilla final de Marhuenda: "No soy un experto, sino que reproduzco lo que han dicho aquellos que lo son y no me refiero, por supuesto, al pintoresco y sobrevalorado Simón, que es sobre todo un médico convertido en portavoz y, desde luego, no es un referente en el mundo científico. Es algo fácil de comprobar con sus escasas publicaciones. En lo personal me resulta agradable, pero no le han hecho un favor elevándole a los altares".

 

Comenta esta noticia