17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La pregunta que ha roto a Colau hasta provocarle un llanto inconsolable

Las tensas jornadas vividas en vísperas de la investidura han dejado profunda huella en la alcaldesa de Barcelona, que se ha venido abajo en mitad de una entrevista.

Han sido días duros y tensos en el Ayuntamiento de Barcelona. Y no lo fue menos la sesión de investidura de la tarde del sábado, desarrollada en mitad de una violenta bronca del separatismo, que ahora también a ha puesto la diana en Ada Colau por su acuerdo con los socialistas y Manuel Valls. Y a la reelegida alcaldesa le ha pasado factura, como ha quedado de manifiesto en una entrevista radiofónica.

La han preguntado en Rac1 si a lo largo de las últimas semanas ha sopesado en algún momento dejar la política y Colau se ha emocionado al reconocer que sí: "Pienso en mis hijos". En ese momento ha sido necesario interrumpir la emisión, yéndose a la publicidad, pues la regidora estaba ahogada en lágrimas y no podía articular palabra.

Después ha pedido disculpas y ha señalado los costes personales de la situación y críticas y acusaciones que ha recibido: "Me he dolido que me llamen traidora, 'butiflera'". En la plaza Sant Jaume tras la investidura se oyeron gritos de "puta, zorra y guarra" y fue durísimo, ha explicado, y ha pedido a todas las formaciones que condenen los hechos -que asegura que no son representativos del independentismo-, porque se vivió una situación de degradación que no se debería tolerar.

Ha lamentado que se la haya acusado de querer aferrarse a la silla al ser investida con votos del PSC y de la plataforma de Manuel Valls, y que hayan llegado también críticas de Ernest Maragall (ERC), cuando lleva décadas en política y ha formado parte del "aparato" del PSC durante años, según ella.

@AdaColau admet que es va plantejar plegar durant les negociacions per la investidura @elmonarac1 #infoRAC1 https://t.co/vbWkvibH5I

— RAC1 (@rac1) 18 de junio de 2019 " target="_blank" rel="noopener">

Sobre el apoyo de ediles de Valls, ha insistido en que no le gusta y ha defendido: "He venido aquí para gobernar incluso asumiendo contradicciones", y no debía renunciar a su objetivo de gobernar por unos votos que no había pactado ni ido a buscar, porque tenía todo el derecho a presentarse a la investidura, ha aseverado.

Colau ha recordado que no dio el paso a la política para quedarse y que a menudo ha planteado estar durante solo dos mandatos en el cargo: "Seguramente este será mi último mandato. No puedo decirlo categóricamente" pero no se ve manteniéndose en la institución más tiempo por ahora, ha señalado.

Preguntada qué habría dicho ella si el exalcalde Xavier Trias hubiera sido reelegido con votos de PSC y Cs para evitar que ella fuera alcaldesa pese a ser la más votada, ha admitido que lo hubiera criticado pero que hubiera sido legítimo: "Todos hacemos acuerdos cumpliendo con las reglas del juego", y antes hacer acuerdos era puntual, cuando ahora es habitual por la fragmentación, según ella.

 

Comenta esta noticia
Update CMP