17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez Marchena corta de raíz las bravuconadas del jefe de los mossos golpistas

El juez Marchena ha puesto en su sitio a Albert Donaire.

El juez Marchena ha puesto en su sitio a Albert Donaire.

Albert Donaire tal vez pensaba que el Tribunal Supremo era Twitter, donde ha escupido contra España y sus instituciones desde el 1-O. Ya sabe que no.

Acostumbrado a insultar a sus anchas a España y a sus instituciones desde el 1-O, el líder de los mossos independentistas se ha sentado, como testigo, este miércoles en el Tribunal Supremo. Y Albert Donaire, conocido por sus extravagantes salidas de tono, ha conocido de cerca al juez Manuel Marchena.

Donaire ha negado este miércoles durante su declaración en el juicio del proces en el Tribunal Supremo haber tenido relación con el que fuera presidente de esta entidad Jordi Sánchez -para quien se reclaman 17 años de cárcel por rebelión- ni haber acordado con él o con otros dirigentes de esta organización cuál debería ser el papel de la policía autonómica durante el 1-O.

A preguntas del abogado Javier Ortega Smith que representa a la acusación popular ejercida por Vox y que era quien le había llamado como testigo, el mosso ha manifestado que durante la jornada del referéndum ilegal, en la que él únicamente intervino a última hora de la tarde, tenían órdenes de "respetar las resoluciones de no causar un daño mayor a la población" y "siempre intentando cumplir la Constitución".

La actitud chulesca del testigo al inicio de su intervención, en la que ha utilizado algunas palabras en catalán que han sido respondidas con varios "eso ¿Qué quiere decir?" por el letrado de Vox, ha merecido la intervención del presidente del tribunal, Manuel Marchena, quien le ha recordado su posición en este procedimiento.

"No se me está juzgando aquí", ha espetado el testigo al abogado y secretario general de Vox, después de que éste le preguntara por un mensaje que publicó en la red social Twitter el 6 de septiembre de 2017 diciendo que "como mosso" estaba al lado del Govern para que se pudiera celebrar el 1-O, acompañándolo de una foto en la que aparecía cuadrándose uniformado ante una 'estelada'.

El rifirrafe que parecía que iba a producirse entre abogado y testigo fue evitado por el magistrado Marchena, que conminó al mosso a no "confundir el escenario". "Usted ha sido citado como testigo y se va a limitar a contestar las preguntas -le ha recordado Marchena-. Es un agente de la autoridad y está ante la autoridad judicial. Eso sí, diga la verdad y si no me oye decir que la pregunta es improcedente tiene que contestar, como agente de la autoridad debe saber cual es su deber".

Tras escuchar al presidente, el testigo ha rebajado su tono inicial y ha seguido contestando a las preguntas de Ortega Smith, que estaba especialmente interesado en conocer su relación con la ANC.

Comenta esta noticia
Update CMP