18 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

7 señales con los que el corazón avisa de un infarto

Aunque siempre pensamos que son repentinos, hay ciertos síntomas previos que nos pueden poner alerta y evitarnos disgustos mayores

En España alrededor de 70.000 personas sufren cada año un infarto. De ellas 25.000 mueren antes de poder ser atendidas. Muchas de estas muertes podrían evitarse si conocemos las señales previas que nos envía nuestro cuerpo varias semanas antes de que ese infarto se produzca. Y es que aunque parezca que el infarto es algo repentino, lo cierto es que hay una serie de alertas previas que  muchas veces no tenemos en cuenta o que no relacionamos con un ataque al corazón pero que pueden salvarnos la vida si acudimos con tiempo al médico. Te contamos las más importantes:

 

1- Molestias en el pecho.

Es la más evidente, no tiene por qué ser un dolor muy agudo y puede empezar a producirse hasta un mes antes del infarto. El corazón suele enviarnos mensajes de socorro mediante pellizcos, calambres o sensación de ardor. Es muy importante que sepamos que, en contra de lo que se suele pensar, el dolor de un infarto  no se produce sobre el seno izquierdo sino en la zona del esternón, es decir en toda la zona del pecho que ocuparía una corbata. 

 

2- Dolor agudo en el abdomen,base del cuello, espalda a la altura de los homoplatos o brazo izquierdo.

Puede ser síntoma de que el infarto es inminente. En estos casos es conveniente acudir a un centro de Urgencias. Más vale ir y que no sea nada a dejarlo pasar y sufrir un ataque.

 

3- Sensación de cansancio o de sueño constante 

Cuando las arterias empiezan a cerrarse el corazón debe de hacer un mayor esfuerzo para bombear la sangre y eso hace que nos sintamos mucho más cansados sin que aparentemente haya motivo para ello. No descuides este síntoma si se prolonga por más de cinco días.

 

4- Hinchazón en los tobillos, piernas y manos

Cuando el corazón tiene problemas para bombear la sangre, lo normal es que tenga que hacerlo con menos fuerza. Como consecuencia, las partes del cuerpo más alejadas, como es el caso de los pies o las manos, reciben menos oxígeno y las venas de estas partes comienzan a distenderse provocando una inflamación  de toda la zona.

 

5- Mareos y/o sudores fríos

Como en el punto anterior, están provocados por esa debilidad del corazón a la hora de bombear y que hace que nos llegue menos oxígeno al cerebro.  Si nunca los has tenido y ahora te suceden de vez en cuando, no esperes para consultar con tu médico

 

6- Resfriados o tos continuos

Un mal funcionamiento del corazón afecta rápidamente a los pulmones que dejan de recibir todo el oxigeno que necesitan acumulando flemas e incluso llegándose a encharcar

 

7- Factores de riesgo

Por último no olvides que hay 8 factores que aumentan la posibilidad de sufrir un infarto: el tabaquismo, la diabetes, la falta de ejercicio físico,el sobrepeso, la mala alimentación, la alta presión arterial, el exceso de alcohol y el colesterol alto. Por el contrario, las relaciones sexuales frecuentes no solo no son un riesgo sino que aumentan la frecuencia del ritmo cardiaco conviertiéndose en una práctica muy beneficiosa. 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP