04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se desata una batalla campal entre los diputados del PSOE con amenazas y tortas

Antonio Hernando, al frente de la primera bancada del Grupo Socialista.

Antonio Hernando, al frente de la primera bancada del Grupo Socialista.

La mayoría dudan que el statu quo pueda aguantar hasta la fecha de las primarias. Muchos parlamentarios ni siquiera se hablan. Tanto que Hernando ha decido suspender la reunión de su grupo.

"En este momento tenemos dos jefes... y ninguno es Antonio Hernando". Esta ironía expresada por un diputado del equipo de Patxi López refleja el estado de ánimo "terminal" en el seno del Grupo Parlamentario Socialista que, literalmente, ha saltado esta semana por los aires tras el terremoto de los avales.

Amenazas más que agrias, anuncio de purgas, coquetos informales con Ciudadanos, insólitos órdagos -como el de la pedrista Rocío de Frutos que ha amagado con abandonar el PSOE si Susana Díaz gana las primarias- han obligado a Hernando a suspender la habitual reunión de sus parlamentarios hasta después del 21-M.

Este jueves ha sido muy comentada la presencia en el Congreso del "fontanero mayor" del PSOE, José Enrique Serrano

Por cierto, entre los susanistas, el aldabonazo de la diputada de Frutos se ha interpretado como una aviso, según ha sabido ESdiario. El sector oficial se teme una fuga masiva de los diputados pedristas al Grupo Mixto, si la lideresa andaluza obtiene la Secretaría General ya que estos no están dispuestos a acatar sus directrices.

Por eso, uno de sus hombres fuertes en la Cámara, Antonio Pradas, ha enviado un mensaje a navegantes a través de Twitter: no sirve sólo abandonar el PSOE, también renunciar al acta y al escaño.

Las fuentes consultadas por este diario reconocen que los diputados afines a Sánchez "se han venidos arriba" desde el resultado de la recogida de avales y que operan ya como un grupo propio con su jefe de filas, la diputada Adriana Lastra.

Eduardo Madina sigue siendo el alfil de Díaz en el Congreso pero se muestra incapaz de evitar el incendio que está asolando a la bancada socialista.

Y por si fuera poco están los siete diputados del PSC que, según fuentes socialistas, "están a la expectativa y van por libre" tras la tregua firmada hace un mes entre Susana Díaz y Miquel Iceta.

Así las cosas, muchos diputados consultados reconocen que el grupo que conforman los 84 diputados del PSOE puede estallar el 22-M y escindirse. Incluso, según ha sabido ESdiario, algún parlamentario próximo al oficialismo han empezado a coquetear de manera informal con Ciudadanos.

El propio Albert Rivera reconocía este miércoles en una conversación informal con periodistas que la posible victoria de Pedro Sánchez abre para C's un espacio político y electoral en el que pescar: el del sector moderado ligado a la tradicional socialdemocracia, un modelo que el exlíder socialista da por finiquitado.

En el Congreso se da por seguro que una victoria de Susana Díaz provocará una "purga reducida". Y se habla de Adriana Lastra, Zaida Cantera y Margarita Robles, a las que invitaría amablemente a renunciar a sus escaños. Las dos últimas son fichajes personalísimos de Sánchez que ya fueron contestados en su día.

Este mismo jueves, era la comidilla de los socialistas la presencia del fontanero mayor del PSOE, el "pacificador" y "muñidor de pactos": el ex jefe de gabinete de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, José Enrique Serrano.

Serrano, que fue el octavo en la lista de Sánchez por Madrid, quedó fuera del Congreso el 26-J ya que el PSOE solo obtuvo siete diputados por Madrid. Pero si Robles o Cantera salen, él accederá al Grupo Parlamentario. El mismo que deberá gestionar una posible escisión, inédita en la historia socialista.

Comenta esta noticia
Update CMP