24 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El País de Soledad Gallego hace el ridículo con el FRAP y un reportaje

El periódico impulsado por un ministro de Franco, aunque no le guste oírlo, se descuelga con un blanqueo del agrado de Pablo Iglesias que no gustará a muchos de sus ilustres.

 

 

Días atrás, y al hilo de la polémica sobre el padre de Pablo Iglesias y su militancia en el Frente Revolucionario Antifascista Patriótico (FRAP), El País, diario mantenido con respiración asistida por el Banco Santander (así, para empezar), quiso lavar la imagen de este grupo terrorista con un artículo de Jorge Martínez Reverte

Los 'históricos' del diario, muchos de ellos purgados en el ERE, no dieron crédito a lo que leyeron por dos cuestiones básicas, echando humo en los Whatsapp: el "olvido" de quienes justifican el FRAP hoy día y fueron hijos de destacados dirigentes del aparato franquista y, por otro, la inclusión de un reportaje sobre la Albania comunista de Hoxa que dejaba a los pies de los caballos el blanqueo de Martínez Reverte. 

Vayamos por partes. Aunque Soledad Gallego haya decidido creerse que hace una especie de 'Libération' en versión española, lo cierto es que el periódico que dirige fue fundado por una terna entre la que se encontraba Manuel Fraga. Por ahí anda la foto de Juan Luis Cebrián enseñándole las rotativas al fundador de Alianza Popular y exministro de Franco

 

Precisamente eso fue uno de los motivos de cachondeo: el periódico que ahora presenta al FRAP como una especie de resistencia al franquismo (hasta Miguel González invocando al padre Mariana para justificar la lucha contra la "tiranía") contó con destacados vástagos de nombres del régimen o con curiosos resistentes que no tuvieron problema a la hora de cobrar del mismo.

Además del citado Cebrián (hijo de Vicente Cebrián), la directora (ex de Pyresa, agencia de la Prensa del Movimiento) o el propio Martínez Reverte (hijo de Jesús Martínez Tessier, periodista de 'Arriba', entre otras cosas, y divisionario azul), por citar tan sólo algunos más destacados en este embrollo. 

Como Corea del Norte

No deja de ser curioso que los que ahora justifican el terrorismo del FRAP sean los mismos cuyos padres, de haber triunfado ese grupúsculo, hubieran sido los primeros en pasar por el piquete. Sin olvidar que el FRAP se inscribiese en una dinámica propia de la extrema izquierda de aquel entonces (con las Brigadas Rojas o el Grupo de Acción Partisana, que tanto le gusta a Roures, en Italia, o los núcleos que acabarían dando lugar a Acción Directa en Francia, o la Baader Meinhof en Alemania...) y que el régimen franquista fuera tan sólo una excusa para una tropa que hubiera liquidado hasta a Santiago Carrillo y al PCE por revisionista.   

Pero como todo tiene su lado irónico, un buen entendedor podía sacar provecho de un reportaje en el mismo periódico titulado "Ocho historias sobrecogedoras de la Albania de Hoxa, el país del millón de búnkeres", en el que aludía a "un país lleno de cárceles" y "una Corea del Norte en el corazón de Europa". 

Porque, ¿saben quién era el modelo admirado por el FRAP? El albanés de Hoxa.  Vamos, que de acabar con tiranos, nada. Simplemente, cambiar una dictadura por otra. Y es que, como le recordaron a Pablo Iglesias algunos ácratas de Políticas hace años, los dictadores, aunque sean de izquierdas, no dejan de ser dictadores.

Comenta esta noticia
Update CMP