11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Cómo conseguir que no se te muera tu Flor de Pascua

Son muy decorativas y se han convertido en un adorno muy típico de la Navidad, pero ¿ sabes cómo cuidarla para que te dure todo el año?

 

¿Quién no ha tenido en estas fechas una vistosa flor de Pascua? ¿Y a quién no se le muerto?. 

La flor de Pascua no es en realidad una flor. Ni siquiera es una planta sino un arbusto. Originario de Mexico, se ha convertido en otro símbolo más de la Navidad debido a sus  llamativas brácteas que forman la parte superior de la planta, de color rojo, rosa o blanco, pero mantenerlas vivas y con hojas más allá del 6 de enero suele ser algo que muy pocos consiguen. No te preocupes, porque es posible. Solo tienes que seguir estos consejos:

1- Lo primero es elegirla bien:

- Comprueba que la flor que has elegido tiene pequeños botones amarillos en el centro de cada ramito de hojas rojas. Si los botones no aparecen lo más probable es que tu planta no esté madura y muera a los pocos días.

- Desconfía de las floristerías que las tengan en la calle. Es muy posible que tu planta esté debilitada por el frío y aguante mucho menos. 

 

2- En casa:

- La temperatura es importante y debe estar entre 16 y 22 grados. Las calefacciones muy fuertes harán que tu planta pierda las hojas,

- No es un planta que requiera riego frecuente. Un par de veces o tres a la semana será suficiente y nunca encharcándola. La tierra tiene que estar ligeramente húmeda, pero ante la duda más vale que peques de poco que de mucho. La manera correcta de regarla es por el perímetro del tiesto, procurando que el agua no toque directamente el tallo. También puedes ponerle cada tres días un platito debajo con agua para que la vaya absorbiendo. 

- La luz es fundamental. Necesita mucha y cuantas más horas, mejor. Aguanta bien la iluminación artificial (fluorescente), pero atención: la luz directa del sol le perjudica.

 

3- Si se estropea:

- A veces una flor de pascua aparentemente muerta o con pinta de ir a estarlo en breve se puede salvar. Si la tuya tiene mala pinta, poda dos terceras partes de los tallos dejando siempre algún nudo en cada uno de ellos, aplícale un producto cicatrizante, ubícala en un lugar fresco e iluminado y riégala con normalidad. Quizá en cuanto empiece la primavera te sorprenda con un nuevo rebrote de las hojas.

 

4- Volver a florecer:

- Las hojas que le vayan saliendo nuevas serán de un color verde brillante. Para que las superiores ( brácteas) se vuelvan de otro color, tendrás que evitar que de octubre a diciembre les dé la luz más de diez horas, así que deberás ponerlas a oscuras durante, al menos, 14 horas.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia