18 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez huye del Senado para no dar explicaciones sobre su bochornosa tesis

 

 

En sus primeros cuatro meses en La Moncloa, Pedro Sánchez sólo compareció dos veces ante los medios de comunicación para someterse a sus preguntas; un comportamiento inaceptable para cualquier gobernante pero especialmente para uno que hizo bandera de la transparencia, la ejemplaridad y las explicaciones para, en supuesto contraste con su predecesor, justificar el abordaje de la presidencia pese a no haber ganado las Elecciones.

Es el mismo Sánchez que ahora se niega a comparecer ante el Senado (alegando ridículamente que es para "prestigiarlo"), una cámara a la que ya ha intentado bloquear para aprobar por decreto el techo de gasto del Estado, para dar cuenta de su expediente académico, de su tesis repleta de plagios y de su sospechosa habilitación como doctor.

Su tesis es un compendio de ayudas externas, burdas copias, erratas, cortapegas vulgares e insolvencia académica

Dice muy poco de los principios democráticos de un presidente cualquiera que intente esquivar el control de la Cámara Alta; pero lo dice aún menos de este presidente en concreto; pues él mismo confirió relevancia máxima a los plagios, nada menos que en el debate de la moción de censura, al referirse a las dimisiones en Alemania por esa razón.

Que ahora alegue que son asuntos personales, tras aquel discurso y aunque no lo hubiera hecho, es inaceptable, especialmente en alguien que caricaturizó tanto a Rajoy con el famoso plasma y ahora esquiva como nadie antes el control de la opinión pública a través de los medios de comunicación.

Esa actitud reaviva la polémica por su tesis, que por lo demás no debiera de ser objeto de controversias ni mucho menos de defensa: es evidente, diga lo que diga la propaganda presidencial, que su trabajo doctoral es un compendio de ayudas externas, burdas copias, erratas, cortapegas vulgares e insolvencia académica que, sin embargo, le sirvió para lograr el título de doctor y para publicar un libro, colmado igualmente de plagios.

 

En un país con una mínima cultura democrática, tanto los hechos en sí como las mentiras posteriores que han pretendido ocultarlos serían causa suficiente de dimisión. Y en España también, de aplicarse el baremo que Pedro Sánchez ha utilizado para todos sus rivales pero esconde para sí mismo y sus compañeros.

Impostura

Esquivar la supervisión del Senado forma parte de la misma estrategia de ignorar a los ciudadanos, negándose a convocar unas Elecciones Generales que también el propio presidente anunció, y le confirma como un político impostor que olvida sus principios en cuanto logra satisfacer sus intereses personales.

La investigación de la tesis no puede quedar al albur del capricho de su principal afectado y, en ese sentido, es muy de desear que el PP cumpla su anuncio de crear una comisión ad hoc que fiscalice el currículum de Sánchez y ponga negro sobre blanco son más que seguros abusos.

Comenta esta noticia
Update CMP