09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez cuenta en Londres lo que se calla en Madrid de sus planes con Junqueras

Sánchez, este miércoles en la Cumbre de la OTAN en Londres.

Sánchez, este miércoles en la Cumbre de la OTAN en Londres.

Este lunes, el presidente se fue por los cerros de Úbeda cuando una periodista le preguntó hasta dónde piensa ceder. Este miércoles, con el Falcón de por medio, ha estado más lenguaraz.

Con el Falcon de por medio, a 1800 kilómetros de Madrid y con ese traje de estadista internacional que tanto le gusta, Pedro Sánchez ha hablado por fin de sus negociaciones con Esquerra.

Llama la atención, una vez más, la falta de respeto a los españoles y a los periodistas. Este lunes se negó a responder a una pregunta al respecto en Madrid pero este miércoles, en plena Cumbre de la OTAN, algún detalle ha querido dar.

Sánchez ha garantizado que el acuerdo al que se llegue con ERC a cambio de favorecer la investidura del líder socialista "va a estar siempre dentro del marco de la legalidad democrática y de la Constitución Española" y se ha comprometido a hacerlo público una vez que se cierre.

En rueda de prensa desde Londres, donde ha participado en la cumbre de la OTAN, no ha querido ofrecer mayores detalles sobre la evolución de las conversaciones, unas conversaciones que, como las que se han mantenido con el resto de partidos dispuestos a colaborar en la formación de gobierno, van "bien" precisamente porque son "discretas".

Sánchez ha justificado estar negociando con ERC el desbloqueo de la formación de gobierno porque PP y Ciudadanos "se han desentendido" de colaborar en su investidura.

Aun así, ha precisado que cuando reciba el encargo del Rey para formar gobierno hablará también con los representantes de estos dos partidos, a los que ha pedido que asuman su "responsabilidad".

El PP, en opinión de Sánchez, debería "resolver la contradicción" en la que incurre cuando se presenta como un partido de Estado que no quiere que los independentistas condiciones la investidura pero sigue "amarrado" a la ultraderecha y desde el 10 de noviembre sostiene que no colaborará "ni por activa ni por pasiva" con el PSOE.

A Ciudadanos, cuya portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, le ha pedido un encuentro a tres, también con el líder del PP, Sánchez le ha advertido de que "tendrá que plantearse" si quiere seguir siendo un "apéndice de la derecha y la ultraderecha" o un partido que "contribuya a la estabilidad y la gobernación".

Aunque se le ha preguntado expresamente por ello, Sánchez no ha querido valorar la visita en prisión de los líderes sindicales de UGT y Comisiones Obreras a Oriol Junqueras, como tampoco ha entrado a valorar las peticiones que le llegan desde la patronal para que forme un Gobierno moderado.

Comenta esta noticia
Update CMP