21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El método infalible para hacer una campaña que deje contentos a todos

Rajoy no tiene tiempo para debates pero sí para irse a comentar partidos.

Rajoy no tiene tiempo para debates pero sí para irse a comentar partidos.

¿Se puede decir una cosa y la contraria y conseguir que te tomen en serio? En contra de toda lógica, parece que algunos lo consiguen... o al menos, lo intentan

Leo en relación a los datos del paro correspondientes al mes de noviembre que a fecha de hoy, tenemos menos parados que cuando comenzó esta última legislatura pero que al mismo tiempo hay menos ocupados que cuando llegó Rajoy.

Me entero de que el concejal de Economía y Hacienda del ayuntamiento de Madrid, que se define a sí mismo como anticapitalista y va diciendo a quien le quiere escuchar que no es de recibo que los ahorros de la gente estén en manos privadas, tiene un paquetito bastante curioso de acciones de Bankia.

Escucho a los responsables del gobierno catalán en funciones afirmar que su "desconexión" de España es un hecho y que, por lo tanto, lo que ha dicho el Tribunal Constitucional sobre su declaración de independencia no va con ellos, y a la vez les escucho anunciar que van a recurrir ante el Tribunal Supremo – español, claro– las condiciones que el gobierno de la nación les impone para poder recibir las ayudas del Fondo de liquidez autonómica, al que no le hacen ascos a pesar del "apellido".

Oigo, no sin cierta perplejidad, a Pablo Iglesias negar que se ha moderado mientras defiende la Transición, a Rajoy decir que no tiene tiempo para ir a los debates minutos antes de marcharse a una radio a hacer de comentarista deportivo, a Rivera afirmar en un intervalo de cinco minutos que lee a Kant y que no lo lee, a Pedro Sánchez que ninguno de los ex ministros de Zapatero están en consejos de administración mientras Garmendia se sienta en el de Gas Natural, Solbes acaba de salir como aquel quien dice del de Enel y Salgado sigue en el de Chilectra y a Alberto Garzón pedir el voto para gobernar siempre y cuando los ciudadanos le liberemos de ese trabajo decidiendo por él y en referéndum cualquier decisión que tenga que tomar.

Veo pancartas de no a una guerra que nadie se plantea, cómo la sartén le acusa al cazo de corrupción, programas electorales en los que se vuelve a prometer lo que se incumplió,  alcaldesas que confunden gestión con imaginación y despues se quejan de que les llamen ocurrentes y discursos encendidos contra la violencia de género a los mismos que defienden con idéntica vehemencia culturas que colocan a las mujeres en un clarísimo plano de inferioridad 

Leo un estudio de un prestigioso sociólogo en el que intenta analizar el por qué de la generación ni-ni, y me quedo como estaba, seguramente porque yo también soy una ni-ni: ni entiendo cómo se puede ser blanco y negro al mismo tiempo ni me creo la mitad de lo que leo o me cuentan. Ahora solo me queda descifrar con cuál de las dos mitades me quedo.

Comenta esta noticia
Update CMP