22 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

No arriesgues con tu corbata: estas son las nueve reglas para elegir la adecuada

La corbata siempre es lo último que se debe elegir.

La corbata siempre es lo último que se debe elegir.

Desde que la "inventaron" los soldados croatas en el siglo XVII y Francia la difundió por el mundo con el nombre de cravate, la corbata se convirtió en un indispensable del armario masculino

Quien más y quien menos se ha puesto una corbata alguna vez, pero ¿por qué a algunos les sienta tan bien y a otros parece que se la han tirado desde un balcón? Saber elegir la que mejor se adapta a cada complexión, acertar con el color, buscar la combinación más adecuada con la camisa y el traje y optar por el nudo perfecto son algunas de las claves que marcan la diferencia entre la elegancia y la vulgaridad. Nosotros te las contamos todas.

1. La corbata siempre es lo último que se debe elegir. Si el traje y la camisa son lisos, no hay problema y la corbata puede llevar estampados. Si tienen rayas o cuadros, la corbata debe ser de un solo color.

2. La corbata debe ser de un color más oscuro que el de la camisa. Huye del verde pistacho, amarillo huevo, rosa chicle y blanco. Aunque en EEUU suelen usar estos colores, en Europa son sinónimo de falta de estilo

3. Usa corbatas con estampados o cuadros pequeños. Si optas por una de rayas gruesas, que sean diagonales y que no tengan más de tres colores

4. Evita que la corbata y el pañuelo de bolsillo hagan juego. Elige uno de los dos complementos en estampado y el otro en un color liso que esté dentro de la misma gama.

5. Si lo que buscas es un look clásico usa una corbata que tenga el mismo ancho que la solapa de la chaqueta.

6. Hay que tener en cuenta la anchura de los hombros antes de decidirnos por una u otra. Para una complexión más bien delgada, lo adecuado es una corbata que esté entre 5 y 7,50 centímetros. Si por el contrario eres de hombros más anchos, deberás olvidarte de las corbatas finas y buscar una corbata de tamaño más estándar (entre los 7,50 y 10 centímetros).

7. No importa la altura que se tenga: la punta de la corbata debe llegar justo a la cintura y no sobrepasar nunca el cinturón.

8. El nudo debe cubrir perfectamente los botones superiores de la camisa.

9.  Hay nudos para todos los gustos, pero para no equivocarte lo mejor es optar por el discreto nudo americano que combina con todas las camisas y con las distintas formas de cuello.

Comenta esta noticia
Update CMP